Consulta a un especialista

Estimada psicóloga: Mi situación es la siguiente: Tengo 40 años, me convertí en alcohólico potencial a los 19 años, iniciando “carreras” en mi forma de beber; primeramente empecé los fines de semana hasta llegar a tomar siete u ocho meses consecutivos. Diez años de alcoholismo me robó mi juventud, mi hogar lo destruyó, quedé solo […]

Estimada psicóloga: Mi situación es la siguiente: Tengo 40 años, me convertí en alcohólico potencial a los 19 años, iniciando “carreras” en mi forma de beber; primeramente empecé los fines de semana hasta llegar a tomar siete u ocho meses consecutivos.

Diez años de alcoholismo me robó mi juventud, mi hogar lo destruyó, quedé solo etc. Llegué a una sala de AA donde me brindaron una mano amiga y actualmente llevo siete maravillosos meses de vivir una vida sin licor, mi personalidad la he ido depurando y actualmente siento la necesidad de amar o querer a alguien.

El destino arrojó a mis brazos a una linda y agraciada mujer de 25 años de edad que me ha cautivado, nos entendemos muy bien pero hace unos días decidimos compartir de común acuerdo nuestros sentimientos en la intimidad, la cual para mí no fue muy satisfactoria, ya que entre besos y caricias no pude lograr una completa erección.

Por mi parte no sé si atribuir estos efectos de desgaste psíquicos y orgánicos a causa de la bebida o si fue porque no tuve suficiente concentración mental. Espero su reflexión guiadora.

Respuesta: Te felicito por ser tan valiente de expresar a través de este medio tu problemática, porque sé cuán difícil debe de estar siendo para vos vivirla y expresarla.

La vida sexual en apariencia tan sencilla es sumamente compleja, porque en la respuesta que nosotros damos a la excitación sexual, van involucrados desde los valores que nos inculcaron sobre los roles que hombre y mujer han de desempeñar, hasta nuestros estados de ánimo, salud, estilos de vida, preocupaciones, cansancio y otros. Nuestro cuerpo funciona como un todo. Todo lo que afecta nuestro cuerpo afecta nuestra mente y viceversa.

Por esto es muy importante la actitud que asumimos al iniciar una relación sexual. Tener una actitud de relajación y tranquilo abandono a cualquier sensación que se presente, mientras la mente se ocupa de recrearse en escenas de contenido erótico, son aspectos importantes a considerar, además de las condiciones físicas del lugar, el ambiente, la privacidad para tener la libertad de expresarse te garantizan condiciones adecuadas para dejarse ir y lograr una entrega plena.

De igual manera es importante que retomes cuánta importancia y relevancia le das a la penetración.

Para declararlo impotencia debemos analizar la “frecuencia” con la que el problema se ha presentado; si esto te ha sucedido en varias ocasiones o fue solamente esa vez.

Por los antecedentes que mencionas en tu carta es recomendable antes que nada, que te sometas a un buen estudio con un urólogo competente que descarte la posibilidad del origen físico del problema.

Desde el punto de vista funcional, existen las llamadas impotencias primarias y secundarias, siendo las últimas aquéllas en las que el individuo logra erecciones ocasionales, también existe la variación de las impotencias ocasionales en la que ciertos hombres en circunstancias específicas relacionadas con el cansancio o la ingestión de alcohol sufren incapacidad para la erección por períodos de tiempo más o menos largos.

Muchos hombres resultan con este problema en ciertas ocasiones y no en otras. Son comunes los casos de hombres sometidos a sobreexcitación nerviosa o de tipo caracterial, ansioso o depresivo que se les dificulta mantener la erección.

Luego que hagas tu revisión de cómo estás funcionando y hayas descartado un origen físico. Sería necesario que busques la ayuda de un(a) psicólogo(a) o psiquiatra que te ayuden y orienten con un amplio margen de éxito que está en dependencia de tu propia colaboración con el proceso.

Ya distes el primer paso, ahora salí de dudas y buscá la ayuda que necesitas. Todo tiene solución en la vida.

Lic. Karla Olivares Pérez

Psicóloga Integral