¡Bravo Nicaragua!

¿Quién dice que todo es negativo en Nicaragua? La crisis socioeconómica que nos envuelve nos ha vuelto ciertamente pesimistas, y se vive cada día con una gran incertidumbre acerca del futuro. Pareciera que todo gira en torno a los asuntos políticos y escándalos de corrupción. Es por esta razón que la ciudadanía se ha tornado […]

¿Quién dice que todo es negativo en Nicaragua? La crisis socioeconómica que nos envuelve nos ha vuelto ciertamente pesimistas, y se vive cada día con una gran incertidumbre acerca del futuro.

Pareciera que todo gira en torno a los asuntos políticos y escándalos de corrupción. Es por esta razón que la ciudadanía se ha tornado desconfiada, escéptica y desencantada ante tantos desaciertos.

Ya no se sabe en qué ni en quién creer, y se interesa más que nada por resolver los problemas de la vida cotidiana, luchando por conservar el más elemental de los derechos: la vida. Efectivamente, sobrevivir es hoy por hoy el lema de las mayorías.

Sin embargo, ante este negro panorama por sus venas corre sangre de gente noble, solidaria y abierta. La reacción de la población ante el dolor de nuestros hermanos salvadoreños, ha sido loable, a la altura de lo que somos realmente.

Es maravilloso ver cómo se deja de lado los problemas locales para volcarse hacia la Patria Grande. Y es que la tragedia de El Salvador es también nuestra. No podemos olvidar que a los países del istmo es más lo que nos une que lo que nos separa.

Entonces, a pesar de todo lo negativo, bien vale la pena ser optimista. Pareciera que no somos capaces de ayudarnos a nosotros mismos, pero en realidad no es así, ya que tenemos la enorme capacidad de brindar una mano amiga y fraterna a los demás.

Sigamos así, y que la unión entre los centroamericanos no sea sólo en momentos de dolor y tragedias, sino en todos los sentidos y día a día.

Eliminemos las barreras que aún nos separan, no nos dejemos enfrascar en asuntos triviales, seamos visionarios y seamos hermanos siempre. La historia reclama la Patria Centroamericana. Tenemos la base del proceso de integración regional, sólo que es preciso darle credibilidad y comenzar a dar pasos concretos.

Es tiempo de dar el verdadero lugar que como centroamericanos nos corresponde en el seno de la comunidad internacional. La unión hace la fuerza, y aunque parezca una frase trillada, no deja de ser la auténtica verdad.

Jorge Gamero Paguaga

(Sociólogo).