Interés sobre los sueños ha sido históric

Los hombres le hemos prestado atención a las visiones nocturnas desde por lo menos 3,000 años a.C. Los asirios, sumerios y babilonios consideraron los sueños como el producto de la acción de los demonios. Fueron, sin embargo, los egipcios quienes fundaron la oniromancia, es decir, la ciencia de la interpretación de los sueños. Esta civilización, […]

Los hombres le hemos prestado atención a las visiones nocturnas desde por lo menos 3,000 años a.C. Los asirios, sumerios y babilonios consideraron los sueños como el producto de la acción de los demonios. Fueron, sin embargo, los egipcios quienes fundaron la oniromancia, es decir, la ciencia de la interpretación de los sueños. Esta civilización, veía sus visiones nocturnas como mensajes de los dioses, y por lo tanto, como hechos reales.

Estos espontáneos mensajes de los dioses podían ser también deliberadamente provocados por medio de la técnica de la incubación, es decir, del esfuerzo por soñar con un tema determinado. Esta técnica se utiliza aún en nuestros días y resulta sumamente útil para resolver problemas.

Con el tiempo, la oniromancia adquirió un valor curativo y se le utilizó para curar las enfermedades del cuerpo. Se sabe que Hipócrates se valió de ella para realizar sus diagnósticos y sanar a sus pacientes. Para él, sólo algunos sueños eran mensajes de los dioses, el resto eran instrumentos diagnósticos y sanadores.

El primer método de análisis de los sueños fue el de Artemidorus de Daldis, quien vivió en Asia Menor en el siglo II d.C. Aunque no puede ser considerado “científico” de acuerdo con los conceptos actuales al respecto, los cinco tomos de su Onirocrítica constituyeron un punto de inflexión en la interpretación de los sueños y muchas de las técnicas allí descritas fueron tomadas por los métodos más modernos que se utilizan hoy en día.

En las culturas orientales, los sueños se consideraron herramientas útiles para el autoconocimiento y muchos fueron los artistas que se dedicaron a incubar sueños para utilizarlos como la materia prima de su pintura o de su música. El libro de los Vedas es una colección de escritos sagrados, hindúes, que contienen instrucciones precisas para interpretar los sueños así como también indicaciones respecto del momento de la noche en que se producen.

Durante el Renacimiento, con el auge del conocimiento científico y racional, la interpretación de los sueños perdió popularidad y casi llegó a ser olvidada hasta que a finales del siglo XIX Sigmund Freud la retomó nuevamente, esta vez bajo la óptica del psicoanálisis.