Nicaragua importa 41 productos desde Europa

Nelson OsejoEspecial para LA PRENSAeconomia@laprensa.com.ni Nicaragua importa desde Europa 41 productos de origen animal que incluyen leche, carnes y harinas que muchas empresas importan para fabricar alimentos para peces, aves y otras especies exóticas que se venden como mascotas en tiendas. El material genético que se está importando de Inglaterra y del resto de Europa […]

Nelson OsejoEspecial para LA PRENSAeconomia@laprensa.com.ni

Nicaragua importa desde Europa 41 productos de origen animal que incluyen leche, carnes y harinas que muchas empresas importan para fabricar alimentos para peces, aves y otras especies exóticas que se venden como mascotas en tiendas.

El material genético que se está importando de Inglaterra y del resto de Europa en general, puede ser fuente de infección de nuestro hato, como el semen y embriones congelados, utilizados para mejorar la calidad del ganado, por lo que se debe prohibir inmediatamente la importación y comercialización de estos productos a las casas distribuidoras como medidas preventivas.

Así también se debe impedir toda importación de subproductos de origen animal (harinas) para formulación de concentrados o alimentos.

La salud animal y humana también está en riesgo al consumir la leche pulverizada proveniente de estos países.

El fortalecimiento de la vigilancia, debe ser otro frente de defensa ante esta enfermedad, la que requiere del apoyo de las instituciones encargadas de la salud animal, de los productores y de organismos regionales como OIRSA, institución que debe tomar serias medidas sanitarias para evitar la introducción de productos de origen animal a la región en los puntos fronterizos procedente de esos países, tomando en cuenta las medidas cuarentenarias (observación) y limitar la entrada de productos con procedencia dudosa.

Los aeropuertos deben vigilar los vuelos aéreos de líneas europeas a nuestros países, debiendo incinerar rigurosamente los desechos de las comidas a base de carne bovina.

SE ENCONTRO EN GRAN BRETAÑA EN 1986

Esta enfermedad fue diagnosticada por primera vez en Gran Bretaña en noviembre de 1986, país en el que hasta este momento se han diagnosticado más de 180 mil casos en más de 31,000 explotaciones vacunas.

– Una de las hipótesis para explicar el origen de la EEB es el consumo por parte del ganado de concentrados fabricados con harinas de carne y hueso, elaboradas con residuos de rumiantes de mataderos contaminados con el agente causal.

– La explicación de este hecho se atribuye a una modificación sustancial del proceso de fabricación de estas harinas consistente en una reducción de la temperatura y del tiempo de su aplicación, así como el cese de solventes orgánicos extractores de la grasa

– Cuadro clínico: La EEB se presenta en animales adultos (4 a 5 años de edad), de ambos sexos y preferentemente en explotaciones de ganado lechero, aunque también puede presentarse en el vacuno de carne. El período de incubación es variable (4 a 5 años). El curso clínico es progresivo y prolongado entre siete días y 14 meses. El desenlace es siempre fatal.

– Cambios del comportamiento: nerviosismo manifiesto del animal, respuestas exageradas a estímulos auditivos y táctiles, aprensión, comportamiento agresivo, rechinar de dientes y reticencia a sortear dificultades (atravesar puertas, subir o bajar peldaños, dificultades para mantenerse en la posición habitual y caídas al suelo).

– La EEB al transmitirse a los humanos ha causado hasta el momento 91 muertes. Los primeros síntomas son insomnio, pérdida de memoria, depresión, ansiedad y miedo, para posteriormente sufrir descoordinación, incontinencia y ceguera. Una vez aparecida la enfermedad, el desenlace fatal se produce inevitablemente en cuestión de meses.   

×

Apoye el periodismo independiente. Lo invitamos a compartir este contenido.

Comparte nuestro enlace: