Cuidar otros aspectos

Hay que cuidar las manos, especialmente las uñas, recuerden que las manos son para las mujeres su carta de presentación. Una mano descuidada puede expresar una persona despreocupada por su apariencia. Hasta el momento no he conocido a alguien que le gusten las mujeres con las uñas cortas y de remate, sin pintar. Si tú […]

Hay que cuidar las manos, especialmente las uñas, recuerden que las manos son para las mujeres su carta de presentación. Una mano descuidada puede expresar una persona despreocupada por su apariencia. Hasta el momento no he conocido a alguien que le gusten las mujeres con las uñas cortas y de remate, sin pintar. Si tú eres uno de esos casos, debes realizarte una manicura perfecta a tus uñas y ponerte un esmalte transparente que les brinde a tus manos un aspecto de limpias y muy bien cuidadas.

Otra cosa: no hay que bañarse en perfume, y esto va para los dos sexos. Lo mejor es usar una fragancia sutil que se “adivine” sin imponerse. El perfume es un detalle muy importante que no se puede dejar pasar al salir por primera vez con alguien.

Su importancia la basan en que es uno de los recuerdos más claros que te llevas de alguien. Recuerden, tiene que ser fresco y suave, pero que permanezca y deje estela. Esto del perfume es de las cosas más personales que hay, por eso se aconseja usar uno con el que te sientas totalmente identificado (a). Dicen que eres el perfume que usas.

No podíamos olvidarnos del pelo en este artículo. Se recomienda que no usen en la primera cita nada de laca, ni cardados, ni rizos petrificados por la gomina… Nada que impida pasar los dedos por tu cabello. Algo muy hermoso en las mujeres es el pelo suelto.

Y recuerden que una cita puede ser el primer paso de algo destinado a perdurar o a convertirse en una relación digna de ser disfrutada a pleno. Este es el primer paso, tan fundamental, que decidirá todo lo que vendrá después.

Dicen que no hay una segunda oportunidad para una primera buena impresión. Y aunque en una cita de este tipo no es propiamente la primera, sí es un momento en que tu imagen representa un papel fundamental. Siendo natural y sin renunciar a tus propios gustos.