Reo expone su caso

Me dirijo por este medio a los señores magistrados de la Corte de Apelaciones de Managua, con el fin de comunicarles la decisión de renunciar a mi apelación para acogerme al beneficio de la liquidación de pena, por el hecho de tener más de once años de estar apelando y no tener respuesta a mi […]

Me dirijo por este medio a los señores magistrados de la Corte de Apelaciones de Managua, con el fin de comunicarles la decisión de renunciar a mi apelación para acogerme al beneficio de la liquidación de pena, por el hecho de tener más de once años de estar apelando y no tener respuesta a mi petición.

La Ley Procesal Penal No. 164 establece que toda persona estando en cualquier estado de su causa, corre al 2 x 1, lo que significa que tengo 22 años, agregado a esto, seis meses de trabajo socialmente útil.

Fui detenido el 3 de enero del año 1990 en la Agencia de Viajes Martha Guadalajara, contiguo a la Unión Dry Clean en la Colonia 10 de Junio, andaba conduciendo una moto propiedad del marido de la señora Martha Guadalajara, de nombre Jairo Garrison, cuando la Policía pretendió capturarme por no andar la circulación de la moto, yo me rehusé y me di a la fuga, rodeándome varias patrullas, capturándome y llevándome a la Estación No. 5 por el oficial del DIC de nombre “Chino” Lezama.

Fui presentado al Juzgado V de Distrito del Crimen ante la honorable Juez Martha Quezada, bajo acusación del presunto delito de robo con fuerza seguido de dos asesinatos, que supuestamente se cometieron en el Mercado Roberto Huembes, me detuvieron porque la moto andaba sin documentos y estando en el Juzgado me presentaron el cargo antes mencionado.

Cuando reclamé al procesador de Palo Alto, de apellido Soza, éste me dijo: “no te preocupés, sólo es para dar por esclarecido este caso, como no hay pruebas en tu contra, en tres meses te destrabás”. Y esos tres meses se me convirtieron en once años, con consecuencias graves para mi salud, ya que estoy con serios problemas de salud mental.

Es tal el abandono en que me encuentro, que hasta hay problemas con mi expediente: inicié con el No. 003/90 y luego cambiaron al expediente No. 016/91, en donde establece el Juzgado 25 años de prisión; ahora resulta que mi expediente es por robo con fuerza y no tiene los supuestos homicidios.

Ruego a los honorables miembros de la Corte de Apelaciones, que consideren mi caso, pues no resisto esta situación de encarcelamiento.

Donald Sobalvarro Alfaro.