Preservemos y cuidemos nuestros monumentos

Pedro Altamiranopedralta@hotmail.com El pasado 5 de febrero la alcaldía de managua celebró el 149 aniversario de haber sido elevada a Capital la ciudad de Managua, celebración que pasó para muchos managuas totalmente desapercibida. Este magno acontecimiento fue celebrado únicamente con algunos bailes y burdas veladas culturales, sin enseñarnos cual es el verdadero significado de esta […]

Pedro Altamiranopedralta@hotmail.com

El pasado 5 de febrero la alcaldía de managua celebró el 149 aniversario de haber sido elevada a Capital la ciudad de Managua, celebración que pasó para muchos managuas totalmente desapercibida. Este magno acontecimiento fue celebrado únicamente con algunos bailes y burdas veladas culturales, sin enseñarnos cual es el verdadero significado de esta celebración.

La Alcaldía de Managua al igual que el Gobierno Central y el Instituto Nicaragüense de Cultura fueron incapaces de pronunciarse por la destrucción del busto de Fulgencio Vega, el cual estoy seguro que las autoridades de la Alcaldía ni siguiera saben quién es, y el cual está decapitado.

La Alcaldía de Managua, al igual que el Instituto Nicaragüense de Cultura deben preocuparse por preservar y conservar nuestros monumentos, los cuales representan un momento histórico o un embellecimiento de nuestra capital.

Nuestros monumentos son intervenidos sin que exista un estudio para ello, por ejemplo, el monumento de Don Bosco, ubicado en la pista de El Dorado, sin más ni más lo cambiaron de posición. Esa intervención es una falta de respeto para la ciudadanía, porque al momento de proceder a la realización de un monumento, se supone que se realizó un estudio arquitectónico previo sobre el entorno de su colocación.

El monumento de Francisco Hernández de Córdoba ubicado en las hornacinas de la antigua Catedral de Managua, fue trasladado a las Ruinas de León Viejo, por el Instituto Nicaragüense de Cultura, lo cual es un abuso ya que esta escultura pertenece la Catedral Santiago de los Caballeros y constituye por ende, parte de la historia de dicha Catedral. El Instituto Nicaragüense de Cultura debió mandar a realizar un nuevo monumento y no trasladar el que pertenece a los managuas. Tal vez las nuevas autoridades de la Alcaldía lo retornan a su lugar de origen.

La Tribuna Monumental debería ser preocupación de las nuevas autoridades de la Alcaldía de Managua y mandarla a restaurar, sugerencia que en múltiples ocasiones se le hizo al ex Alcalde Roberto Cedeño.

El Cementerio de San Pedro, también debe ser preocupación del Alcalde de Managua y de tratar de restaurarlo para embellecimiento de nuestra capital, como los murales que están cerca de dicho cementerio y se salvaron del muralicidio realizado a inicios de los noventa por parte de las autoridades de la alcaldía de ese entonces.

Tratemos pues, de preservar, conservar y embellecer nuestros monumentos los cuales hacen de una ciudad uno de los principales y embellecedores atractivos turísticos.