Reflexiones sobre un megasalario

El doctor Noel Ramírez publica unas reflexiones en LA PRENSA para defender su megasalario, haciendo las siguientes observaciones: I- Que nunca ha evitado el tema ante los periodistas. II- Que es mejor ganar mucho dinero y no ganar poco y robar, como lo han hecho muchos que ahora son fuertes empresarios. III- Que no ha […]

El doctor Noel Ramírez publica unas reflexiones en LA PRENSA para defender su megasalario, haciendo las siguientes observaciones:

I- Que nunca ha evitado el tema ante los periodistas. II- Que es mejor ganar mucho dinero y no ganar poco y robar, como lo han hecho muchos que ahora son fuertes empresarios. III- Que no ha recibido ni un centavo al margen de la ley, y ha pagado sus impuestos. Y IV- Que no ha ejercido su profesión de abogado, ni notario, ni brindado asesorías.

Es meritorio que el señor Presidente del Banco central plantee públicamente este espinoso problema, cuando los otros favorecidos rehúyen contestar toda pregunta sobre el tema, y así aceptamos el primer punto. En cuanto al segundo, la situación es diferente.

Desgraciadamente es cierto que muchas personas que ocuparon altos cargos públicos, ahora son empresarios millonarios que se pasean dentro y fuera del país en completa impunidad, gozando de la preeminencia y el respeto de sus conciudadanos. Pero eso se debe al temor de las autoridades, originado en múltiples razones, que por lo mismo, ha aprobado leyes que reducen a un mínimo el tiempo de la prescripción, pero que podrán algún día ser revocadas y ese fenómeno jamás puede ser invocado en ese caso; como si tuviéramos que agradecerle a un funcionario por no robar y por pagar sus impuestos. Y siguiendo con el tercero y cuarto puntos, la respuesta es similar, pues a nadie se nombra para que obtenga beneficios utilizando su posición, o para que ocupe su tiempo en otros asuntos. Lo contrario es delictivo.

Tenemos en vigencia una ley monetaria que establece el córdoba como único medio legal de pago en la República, por consiguiente son ilegales los sueldos en dólares.

Por último, creo que es imprudente darle publicidad a esos sueldos, quizás mayores que los del país más rico del mundo, cuando estamos catalogados entre los más pobres. Recuerdo las críticas que hacían los diarios norteamericanos a Madame Chang Kai-Shek, que se hospedaba en costosas suites, cuando llegaba a pedir ayuda al Gobierno.

José Antonio Tijerino Altamirano.

Abogado.

De Iniser 30 vrs. al norte

Chinandega, teléfono 03413292.  

×

Apoye el periodismo independiente. Lo invitamos a compartir este contenido.

Comparte nuestro enlace: