Uno de estos días

Dedicado a Leyla Carolina Rizo. Te conocí uno de estos díasy todo fue por casualidadpues solamente pasaba,te volví a encontrar y no penséen compartir mis segundos contigo; ni la noche, ni la luna,pero mientras sucedía lo disfruté. Sin embargo, ya no tengotu presencia¿Dónde andarás niña mía?que te fuiste como estrellafugaz de mi vida. Cuando regreses…Déjame […]

Dedicado a Leyla Carolina Rizo.

Te conocí uno de estos días
y todo fue por casualidad
pues solamente pasaba,
te volví a encontrar y no pensé
en compartir mis segundos contigo;
ni la noche, ni la luna,
pero mientras sucedía lo disfruté.

Sin embargo, ya no tengo
tu presencia
¿Dónde andarás niña mía?
que te fuiste como estrella
fugaz de mi vida.

Cuando regreses…
Déjame llegar hasta la cumbre
de tus sueños, en los cuales
nadie todavía ha escalado;
déjame mostrarte la belleza
de un mundo lejano, donde
un nuevo amanecer florece.

Quiero ahogarme con tus besos
y perderme como el silencio
nocturno.

Quiero que seas la musa de
mis pensamientos.

Déjame besarte, en esos labios
de frescura y delicadeza,
déjame tocar esas manos
cálidas y acogedoras.

Quiero que vuelvas, porque sin ti
mi vida se va gastando de dolor
y mis años de suspirar, se
agotan mis fuerzas.

Sólo la esperanza de mis días
fortuitos de que vendrás
uno de estos días.

Carlos Picado L.

Jinotepe, Nicaragua

×

Apoye el periodismo independiente. Lo invitamos a compartir este contenido.

Comparte nuestro enlace: