Nicole Kidman y Tom Cruise

La víspera de la Navidad del 2000 fue una ocasión especial: era el décimo aniversario de boda de la joven pareja. Todo eso se volvió un chasco casi un mes más tarde. El 5 de febrero de este año decidieron separarse, aunque los dos sienten respeto mutuo, tanto a nivel personal como profesional. Las señales […]

La víspera de la Navidad del 2000 fue una ocasión especial: era el décimo aniversario de boda de la joven pareja. Todo eso se volvió un chasco casi un mes más tarde. El 5 de febrero de este año decidieron separarse, aunque los dos sienten respeto mutuo, tanto a nivel personal como profesional. Las señales de esta separación, se dejaron ver cuando Cruise comenzó a asistir solo a las veladas públicas. La explicación de esta ausencia era la ruptura de una rodilla de Nicole.

La otra parte de esta historia es el hecho de que Tom Cruise se ha visto involucrado en varias demandas, en julio de 1996, demandó a una revista alemana por difamación valorada en US$60 millones y en octubre de 1998, ganó una contra la Revista inglesa Express on Sunday.

Sin embargo, el último rumor es que la relación Cruise–Kidman se ha venido a pique por el amorío de Nicole con el actor australiano Marcus Graham, quien ha confesado que “se siente triste y sorprendido por la noticia”.

De hecho, su matrimonio parecía sólido. “Yo me he comprometido y no puedo ver mi vida sin él”, dijo alguna vez Kidman. Una semana antes de los Premios de Oro, se les vio en un restaurante italiano y lucían como dos personas que comparten una vida en común.

“Algo grande debió suceder de esa fecha a ésta para que algo así ocurriera”. La separación matrimonial no es una decisión que se toma en un par de semanas.

EL COMIENZO DE LA HISTORIA DE AMOR

En 1989, cuando Cruise la conoció, él decidió que Kidman era la persona perfecta para Days of Thunder. En ese tiempo, ambos tenían sus parejas. Kidman estaba saliendo con Graham y Cruise estaba casado con la actriz Mimi Rogers.

Al ser hijo de padres divorciados, su divorció tuvo un profundo efecto en Cruise. “Estaba muy confundido, tenía miedo, había crecido entre mujeres, (con sus tres hermanas y su madre). Tendía a confiar y creer en las mujeres mucho más fácil que en los hombres. La causa de esa ruptura matrimonial fue el hecho de no poder lidiar con lo que implica ser una pareja de Hollywood; donde todo se vuelve público y dejas de ser un simple individuo”, confesó su ex esposa Rogers.

De pronto, Kidman y Cruise se volvieron amigos. “El me quitó la respiración. No sé lo que pasó, tal vez fue una reacción química. Fue algo difícil de resistir”, dijo Kidman.

Una vez Cruise se divorció de Rogers, la nueva relación comenzó a tomar forma. Hicieron público su romance en los Premios de la Academia en 1990, al llegar juntos tomados de la mano a la ceremonia. A la víspera de la Navidad de 1990, Cruise y Kidman se unieron en una boda civil.

UNA RELACION DE TRABAJO

Algo irónico digno de recalcar en esta historia es el señalamiento que hacen algunos de que ellos tienen “carreras divergentes” y lo tachan como el factor clave que causó la separación: “Days of Thunder” 1990; “Far and Away” 1992; “Eyes Wide Shut”, 1999; en la segunda película, la pareja tuvo la oportunidad de estar juntos todo el tiempo y vivir una luna de miel real.

En todo caso, la pareja era inseparable. En “Eyes Wide Shut”, Cruise y Kidman interpretaron una pareja casada al borde de una crisis, pero cuando murió el director Kubrick, las cosas parecieron cambiar.

SU VIDA EN CONJUNTO

Tom Cruise, de 38 años y Nicole Kidman, de 33, aunque no fueron muy exhibicionistas con su relación, sí mostraron al mundo ser una pareja compenetrada, con mucho afecto entre sí. Tras tres años de matrimonio decidieron adoptaron a una niña, Isabella que hoy tiene 8 años y dos años más tarde, a un niño, Connor, quien ahora tiene 6 años.

Ellos han mantenido a sus hijos cuidadosamente fuera del ojo público y ninguno ha participado en las películas de los padres. “Tom y yo somos unas fieras protegiéndolos”, dijo Kidman “y eso es bastante duro lograrlo en estos tiempos”.

No obstante, Cruise y Kidman fueron francos sobre el afecto que los niños podrían tener en la relación de marido y mujer; al punto de temer que la relación con los hijos dañara la relación de pareja entre ellos. No obstante, lograron encontrar un balance entre estas vidas. “Tom y yo salíamos mucho, pero todos cenábamos juntos todas las noches. Y los domingos, siempre hacíamos una gran cena para toda la familia”. Kidman aprendió a cocinar croissants y Tom, pastas.

Era un verdadero desafío convivir juntos, al ser de dos culturas diferentes. El es estadounidense y ella, australiana. La pregunta que surgió, entonces, fue ¿dónde vivimos? Lograron organizar sus vidas en sus dos hogares; él de California y Nueva York, y más recientemente, en Sydney, Australia.

La pareja pasó la Navidad pasada en Las Vegas y parecían una pareja feliz. Hoy, las cosas han cambiado de forma radical y aparentemente, sin explicación lógica alguna. La pareja ya no luce tan contenta como la veíamos en revistas y películas.