Embajadora panameña rechaza denuncia

Tengo el agrado de dirigirme a ustedes en ocasión de referirme a la publicación aparecida el 2 de marzo del presente año en el Diario LA PRENSA, sobre el reclamo de prestaciones a esta Misión Diplomática hecha por el ex empleado Edgard Antonio Manzanares Vílchez, quien laboró como conductor en la Misión. Al respecto, le […]

Tengo el agrado de dirigirme a ustedes en ocasión de referirme a la publicación aparecida el 2 de marzo del presente año en el Diario LA PRENSA, sobre el reclamo de prestaciones a esta Misión Diplomática hecha por el ex empleado Edgard Antonio Manzanares Vílchez, quien laboró como conductor en la Misión.

Al respecto, le informo que el Sr. Edgard Antonio Manzanares Vílchez fue despedido por tener una conducta impropia, irrespetuosa y por no cumplir con su trabajo debidamente.

Su liquidación se verificó con el señor Manzanares Vílchez, ante las instancias correspondientes del Ministerio del Trabajo, conforme a las leyes laborales establecidas en Nicaragua.

Acordándose de mutuo acuerdo que su liquidación se le daría en pagos de cuatro cuotas mensuales, ya que el presupuesto de la Misión Diplomática en su mayoría cubre gastos fijos y los gastos imprevistos de mayor cantidad como en este caso se pagan en cuotas menores.

En la fecha a la publicación hecha en este prestigioso periódico, el cual nos causó mucha sorpresa, deseo informarles que el compromiso de pago que existió con el señor Manzanares Vílchez fue totalmente cancelado; nos hubiese agradado que dicha denuncia hecha a través de este medio se hubiese verificado antes de su publicación con la Misión Diplomática.

Josefa A. Marín Díez
Embajadora