Corazón Masaya

Flor de María Urcuyo de Campos Del vientre de su amada madre, nació como regalo de Dios que acogió a nuestra Masaya a recibirlo en sus brazos, gozando del privilegio de escuchar su primer llanto. Hombre de corazón noble, luchador inclaudicable, conocedor del Señor y de sus leyes divinas, con experiencias profundas y ricos conocimientos. […]

Flor de María Urcuyo de Campos

Del vientre de su amada madre, nació como regalo de Dios que acogió a nuestra Masaya a recibirlo en sus brazos, gozando del privilegio de escuchar su primer llanto.

Hombre de corazón noble, luchador inclaudicable, conocedor del Señor y de sus leyes divinas, con experiencias profundas y ricos conocimientos.

Su lema es el trabajo, la justicia y la paz; amor, igualdad, unión y fraternidad son los frutos del espíritu que conforman su alma y cuerpo.

Y en ese solmene día, donde la alegría impera, porque recibe a su Patria Nicaragua, impregnada de esperanza, Dios y su Madre Santísima, lo bendicen desde el Cielo.

Con mucho respeto, admiración y cariño.  

×

Apoye el periodismo independiente. Lo invitamos a compartir este contenido.

Comparte nuestro enlace: