Slash ¡fuera!

MÉXICO.- El fin de año en Las Vegas no fue una paradise city para el guitarrista Slash, pues cuando intentó entrar al concierto que Guns N’ Roses ofrecía en el Hard Rock Hotel and Casino hace algunos días, fue recibido con una inesperada negativa de acceso por parte de su ex banda. El músico, quien […]

MÉXICO.- El fin de año en Las Vegas no fue una paradise city para el guitarrista Slash, pues cuando intentó entrar al concierto que Guns N’ Roses ofrecía en el Hard Rock Hotel and Casino hace algunos días, fue recibido con una inesperada negativa de acceso por parte de su ex banda.

El músico, quien abandonara las filas del grupo en 1996 para formar Slash’s Snakepit, dio a conocer que a finales de diciembre se encontraba de vacaciones en la “Capital del Juego”, cuando se enteró de que Guns N’ Roses se presentaría los días 29 y 31, por lo que llamó al lugar para que el promotor lo incluyera en la lista de invitados.

“Realmente nunca he visto a Guns N’ Roses desde esa perspectiva, y tenía curiosidad. Además, quería apoyarlos como público. Quise ser discreto, pero los managers del grupo se enteraron y se hizo un verdadero pandemonio. Parecía que hubieran mandado un comunicado a todas partes”, expresó Slash.

Explicó que un representante de la compañía que maneja a la agrupación, con algunos oficiales de seguridad, acudió a su habitación de hotel para decirle que no se acercara al lugar del concierto.

El músico asegura que trató de explicarle al representante que no tenía ninguna mala intención, sino que quería aprovechar la coincidencia. Sin embargo, el agente resaltó que el punto principal era que Axl podría “sacarse de onda” con su presencia, por lo que sus instrucciones eran las de no permitir la entrada a ex integrantes del grupo.

Slash ofreció entrar al concierto ya empezado, sentarse en un lugar discreto y retirarse antes de terminar, para no llamar la atención, pero la negativa fue rotunda.

“De hecho me encontré a un guardia de seguridad que me dijo que me podría colar, pero uno de los promotores se enteró y terminaron por negar sus servicios. Me explicaron que básicamente, si yo era visto en el concierto, más de una persona perdería su empleo”, agregó.

Fue entonces que se dio cuenta que no tenía sentido seguir intentando, por lo que se dio por vencido y pasó la noche jugando en otro casino. Sin embargo, la noche no fue tan lamentable para él, ya que más tarde se encontró con algunos de los integrantes del equipo de producción de la banda y se fue de fiesta con ellos al terminar el concierto.

“De verdad, lo único que quería era entrar al show, no armar un escándalo. Si hubiera querido hacer un escándalo habría podido hacer algo como colarme al concierto y llamar desde mi celular al jefe de seguridad para retarlo a que me sacara, nada más por chingarlo”.

El manager de Guns N’ Roses, Doug Goldstein, evitó hacer declaraciones a la mayoría de la prensa.

Comentó a Los Angeles Times que ellos no sabían cuáles eran las intenciones de Slash, pero que de cualquier manera su presencia habría sido una distracción, ya que Axl se encontraba sumamente nervioso respecto a esos conciertos y no quisieron correr riego alguno.