Si estuviera Pedro Joaquín

Alguien dijo por ahí, entre los muchos artículos que se han escrito sobre el último tango argentino: que la culpa de lo que les está pasando, se lo deben a Perón porque es lo mejor y lo peor que han tenido ¡los Che! igual les pasó con Trujillo en Dominicana, Pérez Jiménez en Venezuela, Somoza […]

Alguien dijo por ahí, entre los muchos artículos que se han escrito sobre el último tango argentino: que la culpa de lo que les está pasando, se lo deben a Perón porque es lo mejor y lo peor que han tenido ¡los Che! igual les pasó con Trujillo en Dominicana, Pérez Jiménez en Venezuela, Somoza I y Somoza II en Nicaragua, el PRI en México, Fidel Castro en Cuba, y lo que va a pasar con Chávez en Venezuela.

Todos ellos han tenido un común denominador: el continuismo en el poder como les “estaban echando may al pico”, los hicieron coger la vara, como decimos los nicas, y casi, casi los creían descendientes de los dioses considerándolos los únicos capaces de gobernar su país.

En la Nicaragua de los tiempos actuales tenemos dos candidatos para ser el mejor y el peor. Uno ya lleva tres alzos, como dicen los galleros (tres peleas) y hasta el momento lo único que ha demostrado es ser el peor de los peores, pero sus compañeros insisten en seguir echándolo a pelear, aunque cada vez salga más desplumado ¡gracias a Dios!

El otro ya lleva un alzo en la presidencia chiquita (Alcaldía de Managua) antesala de la verdadera, otro triunfo es, el de la Presidencia que está por dejar.

¿Podría el pueblo calificarlo como lo mejor y lo peor que ha tenido Nicaragua en el siglo que recién comenzamos? Habría que hacer una encuesta (aunque ya nadie cree en ellas) para poder calibrarlo y darnos cuenta si estamos ante el inicio de un ídolo que va por el súper título de lo mejor y lo peor para Nicaragua?

Afortunadamente, y en eso Nicaragua es campeón, tenemos voces como las de Tuto Navarro que nos están abriendo los ojos, ¡Oh si estuviese Pedro Joaquín!

Así como también la gran mayoría del 56% de los que votamos por don Enrique, confiamos que ese gran capitán, con su carácter, rectitud y ejemplo que todos le conocemos haga realidad un proverbio turco que dice: “una mano suave conduce a un elefante de un pelo” (sin alusiones personales) eso es lo que dice el dicho.

Enrique Padilla  

×

Apoye el periodismo independiente. Lo invitamos a compartir este contenido.

Comparte nuestro enlace: