Don Quijote y PAC

Felicia María Hamlin bfhamlin@bevcomm.net España tuvo a Don Quijote y Nicaragua a Don Pablo Antonio Cuadra. Ambos nacieron de las letras, el primero de la pluma de Cervantes y el segundo de la suya propia. Los dos fueron héroes, caballeros errantes y paladines de la justicia. El primero un personaje ficticio, el segundo un Quijote […]

Felicia María Hamlin bfhamlin@bevcomm.net

España tuvo a Don Quijote y Nicaragua a Don Pablo Antonio Cuadra. Ambos nacieron de las letras, el primero de la pluma de Cervantes y el segundo de la suya propia. Los dos fueron héroes, caballeros errantes y paladines de la justicia. El primero un personaje ficticio, el segundo un Quijote de carne y hueso. Los ideales que el héroe manchego defendió con sus aceradas armas fueron defendidos de igual manera por la pluma de PAC. Su pluma fue, incontables veces, lanza y espada al servicio de la verdad y la justicia.

Sin embargo, fue pincel que pintó con palabras las bellezas de su Dulcinea y también instrumento musical que la arrulló con la música de su poesía.

Curioso que los dos Quijotes se parecieran físicamente, pero no sorprendente, ni el uno ni el otro dirigieron sus energías al placer de la gula o la disolución moral. Hoy su Nicaragua-Dulcinea llora su pérdida, hoy PAC va por caminos siderales, recogiendo estrellas y en busca de agravios que desfacer. Descanse en Paz.