En espera de una línea telefónica

Adolfo López González ¿Que pasa con Enitel? Hoy en día se están descubriendo según informan los diarios, una serie de anomalías: estafas millonarias por compañías fantasmas, ex socios extranjeros, dietas adicionales a megasalarios de funcionarios, etc. Se dice que se “vendió” la compañía con el fin de mejorar. La única mejora que se pretende es […]

Adolfo López González

¿Que pasa con Enitel? Hoy en día se están descubriendo según informan los diarios, una serie de anomalías: estafas millonarias por compañías fantasmas, ex socios extranjeros, dietas adicionales a megasalarios de funcionarios, etc. Se dice que se “vendió” la compañía con el fin de mejorar. La única mejora que se pretende es elevar las tarifas a un 35% de la actual.

He estado solicitando línea telefónica por 6 meses durante los cuales se me dice: “No hay posibilidades técnicas”. “Está completamente saturado”.

Técnicos que laboraban en una caja rotulada con 7ª, a tres cuadras de mi casa, me dijeron: “Sí hay. No sabemos por qué le dijeron que no. Vaya nuevamente”.

A media cuadra de mi casa se instaló, en el lapso de mi espera, una línea a cierta casa. Los técnicos me dijeron: “esos tienen un buen conecte porque trabajan para el gobierno”.

¿Se quiere hacer prosperar a la extrajera que brinda los celulares que dicho sea de paso tiene muchas limitaciones? Ciudadanos amigos me han dicho que su “saturación” fue allanada mediante la debida cooperación monetaria.

Eso va contra mis principios y no caeré en esa corrupción. Un mal que quizás no tiene cura.