Buseros fastidiosos

Giorgio Trucchiy María del Carmen Escobar Los habitantes de la Colonia “Miguel Bonilla” que vivimos a las cercanías de la terminal de Buses de las rutas 111 y 168, ubicada frente a las entradas de Jocote Dulce y Las Viudas, queremos denunciar lo siguiente: los buses comienzan a llegar a la terminal desde las 4:45 […]

Giorgio Trucchiy María del Carmen Escobar

Los habitantes de la Colonia “Miguel Bonilla” que vivimos a las cercanías de la terminal de Buses de las rutas 111 y 168, ubicada frente a las entradas de Jocote Dulce y Las Viudas, queremos denunciar lo siguiente: los buses comienzan a llegar a la terminal desde las 4:45 minutos de la mañana, pitando como locos sus bocinas; cobradores que a grito partido despiertan a todo el mundo; hacen sus necesidades básicas a orilla de las llantas de sus vehículos dejando suciedad y mal olor; buses aparcados con el motor encendido y la radio a todo volumen durante 10 y hasta 15 minutos (y a veces son 2 ó 3 los buses al mismo tiempo) echándonos todos los gases y haciendo un ruido insoportable; buses que corren como si fuera una carrera de la Fórmula 1 (tal vez así se sienten; única manera para sentirse poderosos, con sus chatarras o ataúdes rodantes).

Todo esto a lo largo de todo el día, pero, lo más inaguantable es que la situación empeora de las 5 a las 7 a.m., o sea, cuando la gente está durmiendo después de un día de trabajo. De nada ha servido hablar con ellos porque sigue siempre lo mismo.

Esperamos que el señor Herty Lewites, alcalde de Managua, actué con la decisión que siempre ha demostrado.  

×

Apoye el periodismo independiente. Lo invitamos a compartir este contenido.

Comparte nuestro enlace: