Una mente brillante

La vida de John Nash, ganador del Premio Nobel de Economía en 1994, se traslada a la pantalla grande, mostrando su desarrollo como pensador, matemático y economista… y algunas cuestiones más. Puede parecer aburrido ver una película sobre la historia de una persona dedicada a comprobar teorías y a buscar el porqué de un montón […]

La vida de John Nash, ganador del Premio Nobel de Economía en 1994, se traslada a la pantalla grande, mostrando su desarrollo como pensador, matemático y economista… y algunas cuestiones más.

Puede parecer aburrido ver una película sobre la historia de una persona dedicada a comprobar teorías y a buscar el porqué de un montón de números y trayectorias, sin embargo, este personaje tiene un problema muy oscuro, que lo aqueja desde que gana una beca de estudios en la Universidad de Princeton.

Su padecimiento es muy grave, y lo marcó durante una gran etapa de su vida, hasta que se produce un clic que le muestra una realidad que él no conocía.

John es un hombre muy solitario y retraído, justamente como se ve a los grandes genios, es una persona demasiado involucrada en su mundo y ajena a la realidad. Es alguien con muy poco tacto para las normas sociales, pero con una mente privilegiada. No tiene muchos amigos, su familia no aparece en ningún momento, el cariño y el amor por los demás no es un sentimiento que resida en él.

En la interacción con las personas, Nash siempre se creyó dueño de la verdad, con una imponente confianza en sí mismo e incapaz de admitir un error o una derrota.

Y conoce a una mujer con la que comparte muchos momentos y lo acepta tal como es, un manojo de pocos modales y altanería. Se casan, ella está enamorada, él nunca admitió estarlo, sólo creyó que si pasaba mucho tiempo con una chica tendría que proponerle matrimonio.

Lo que él no sabía es que su esposa iba a ser clave en su vida, que ella le daría la llave para salir adelante de ese gran problema que él tenía y que aún en vida sigue padeciendo. Aprendió a valorar los afectos en una etapa tardía de su vida.

El espectador se involucra en la mente de John, es partícipe de sus obsesiones, de sus miedos, de sus expectativas. Esa mente maravillosa que le sirvió para descifrar códigos y descubrir una teoría económica revolucionaria, le juega una mala pasada que le pesará por el resto de sus días.

“Una mente brillante” es un film dramático basado en una historia real que logra atrapar al espectador en varios momentos. Tiene partes muy largas, sobre todo al comienzo, pero son necesarias para comprender situaciones que se van presentando luego.

Mientras transcurren las escenas uno piensa y desconfía de ciertos personajes, luego se da cuenta de que está equivocado y cambia de parecer, y más tarde comienza a desconfiar de otros, en ese sentido me pareció que lograron muy bien el tema de trabajar la cabeza del espectador, haciéndolo especular.

No me parece merecedora del Oscar a la Mejor Película, aunque probablemente lo gane, no tiene grandes competidoras en la terna. Lo más destacable es la excelente actuación de Russel Crowe, en un papel muy difícil de componer hecho a la perfección, merecedor del Oscar a Mejor Actor.

Ficha técnica

– Elenco: Russell Crowe, Ed Harris, Jennifer Connelly, Adam Goldberg, Paul Bettany

– Director: Ron Howard

– Productores: Brian Grazer, Ron Howard

– Guionistas: Akiva Goldsman, Sylvia Nasar

– Distribuidor: Universal Pictures