Barrio sediento

Norman Aguilar Rivera El anexo de Villa Libertad se creó en 1990 y desde entonces se trató de urbanizar pero no se ha logrado en su totalidad, por lo que dicho barrio no tiene el servicio básico y vital de agua potable. La gente en su totalidad anda por las noches buscando agua en puestos […]

Norman Aguilar Rivera

El anexo de Villa Libertad se creó en 1990 y desde entonces se trató de urbanizar pero no se ha logrado en su totalidad, por lo que dicho barrio no tiene el servicio básico y vital de agua potable.

La gente en su totalidad anda por las noches buscando agua en puestos informales establecidos por la misma ciudadanía, y se ve a ladrones que andan vendiendo cosas robadas como barriles, baldes, tinas (productos que se necesitan por la necesidad del barrio), bicicletas, zapatos, ropas que hurtan en las casas que están menos protegidas debido a su infraestructura.

Yo tengo 2 años de vivir en dicho barrio y nunca he visto una patrulla de la Policía a pesar de que hay problemas de pandillas.

Enacal instaló los tubos desde julio del año pasado, y es final de febrero del 2002 y todavía no se ven avances. Unos dicen que es porque no le pagaron a los trabajadores del proyecto y otros que es porque en el pozo que están haciendo no se ha encontrado agua.

Enacal envía 2 ó 3 pipas (cisternas) pero no dan abasto, y las pipas que no son de Enacal y venden cada barril de agua a 10 córdobas, y debido a la situación económica este costo es difícil asumirlo.

Suplicamos a las autoridades correspondientes que nos ayuden, porque ya no resistimos esa situación tan precaria.  

×

Apoye el periodismo independiente. Lo invitamos a compartir este contenido.

Comparte nuestro enlace: