La Sirenita de las piletas nicas

Geraldine Arce Vanegas, con sólo 14 años de edad, ha sido galardonada por dos años consecutivos como la Mejor Nadadora del 2000 y del 2001 por la Federación de Natación de Nicaragua, por su dominio en los cuatro estilos: libre, dorso, mariposa y pecho. Con doscientas quince medallas, dieciocho trofeos y treinta y cinco diplomas […]

Geraldine Arce Vanegas, con sólo 14 años de edad, ha sido galardonada por dos años consecutivos como la Mejor Nadadora del 2000 y del 2001 por la Federación de Natación de Nicaragua, por su dominio en los cuatro estilos: libre, dorso, mariposa y pecho. Con doscientas quince medallas, dieciocho trofeos y treinta y cinco diplomas de excelencia académica, disciplina y cooperación, es la única atleta en la natación que hizo récord absoluto a nivel nacional el año pasado, incluyendo varones y mujeres en todas las categorías, con un tiempo de 1:04.31, superando a los 1:04.63, impuesto hace 16 años.

Nadie se imaginaría que aquella niña de preescolar, que se iniciara en la piscina del Instituto Pedagógico La Salle llegaría a pertenecer al Club de Natación Los Delfines y en la actualidad ser considerada como la nadadora más rápida en 50 y 100 mt. libre, en los 100 y 200 mt. mariposa, en 200 y 400 mt. combinados.

Iternacionalmente ha participado en cinco torneos a nivel centroamericano y uno a nivel de Centroamérica y del Caribe, y ahora se prepara para participar en el Mundial que se llevará a cabo en Rusia y en el Campeonato Nacional abierto a realizarse del 14 al 17 de marzo de este año.

¿Tuviste alguna influencia para dedicarte a la natación?

Mi papá y algunos de mi familia fueron cruzrojistas y por tal razón a mi papá le gustó la idea de aprender a nadar, pero no para competencia, sino para salvarme la vida en cualquier caso de emergencia.

¿Tenés tiempo para divertirte?

De lunes a viernes no, porque entreno, voy a clases, voy a natación, hago las tareas y me acuesto a dormir. Los sábados tengo inglés y lo que resta de ese día es para hacer mis tareas, entonces prácticamente sólo es el domingo. Y aún así la mayoría del tiempo no salgo porque mi papá y mi mamá me cuidan bastante y no voy a fiestas porque no me dan permiso.

Cuando te toca competir, ¿sentís miedo ante tus rivales?

Al principio, cuando empecé a nadar, sentía algo en el estómago, y todavia me ocurre cuando voy en busca de una marca. A nivel internacional como hay más competencia, sí me da temor, pero trato de hacer lo mejor.

¿Orgullosa de todos tus logros?

¡Claro!, a cualquier persona le gustaría triunfar, tener talento en cualquier deporte. Creo que lo mejor que le puede pasar a alguien en la vida es tener la satisfacción que todo el mundo lo apoya y en mi caso he tenido el apoyo de mis padres.

¿Tus metas?

Varias de mis metas se han cumplido. Tenía una meta que era romper la mayoría de records. El año pasado rompí los de grandes nadadoras, pero la meta que se me está cumpliendo ahora mismo es la idea de ir a un mundial, a unas olimpíadas, y pues ahora voy a Rusia, para lo cual estoy preparándome bastante. Yo sé que el nivel de competencia es más alto, pero lo que voy buscando es romper las marcas de Nicaragua.