Lucha por la paz

Luis Solórzano El conflicto árabe israelí es heredado de generación en generación, y todos los esfuerzos que se ha hecho para resolverlo han fracasado. Pero la lucha por la paz tiene que continuar. Las acusaciones de Israel contra Yasser Arafat no se han comprobado, ya que existen muchos grupos intransigentes y radicales de palestinos e […]

Luis Solórzano

El conflicto árabe israelí es heredado de generación en generación, y todos los esfuerzos que se ha hecho para resolverlo han fracasado. Pero la lucha por la paz tiene que continuar.

Las acusaciones de Israel contra Yasser Arafat no se han comprobado, ya que existen muchos grupos intransigentes y radicales de palestinos e israelitas que tratan de boicotear todo esfuerzo por la paz.

El gobierno norteamericano se ha involucrado en el proceso por la paz, así como otros países árabes y europeos, y sería lamentable que claudique en este esfuerzo.

Israel ha causado destrucción a instalaciones palestinas, con el argumento de que Arafat los quiere asesinar; pero la historia nos señala que el líder palestino ha estado abierto al diálogo y ha hecho todos los esfuerzos para lograr acuerdos de paz, como los que se lograron con el primer ministro israelí Isac Shamir, quien fue asesinado precisamente para sabotear esos esfuerzos pacíficos.

El gobierno norteamericano no debe parcializarse en este conflicto, para que pueda seguir haciendo gestiones de mediador.

El incumplimiento de los acuerdos de paz suscritos por Isac Shamir y Yasser Arafat, han provocado la violencia, y peor sería si se produce un atentado contra Yasser Arafat. Esto provocaría más violencia que resultaría incontrolable, lo que sería aprovechado por los terroristas para derramar más sangre en los países en conflicto, que puede salpicar a todo el mundo.

Confio en que el presidente Bush reconsiderará su posición y diga sí al diálogo por la paz.