Expongan sus miedos

Estimada Psicóloga:Soy un joven de 20 años y tengo una novia de 16, que a pesar de su edad es muy madura, seria y por supuesto bonita, tenemos ocho meses de ser novios y ambos estudiamos en la universidad, sólo que ella en León y yo en Managua, nos miramos los fines de semana, cuando […]

Estimada Psicóloga:
Soy un joven de 20 años y tengo una novia de 16, que a pesar de su edad es muy madura, seria y por supuesto bonita, tenemos ocho meses de ser novios y ambos estudiamos en la universidad, sólo que ella en León y yo en Managua, nos miramos los fines de semana, cuando podemos en nuestra ciudad de origen.

Nuestro gran problema es que sus papás no permiten que ella tenga novio, pues piensan que es muy joven y que sólo debería dedicarse a sus estudios, y dicen que los noviazgos a su edad sólo traen problemas como embarazos no deseados, relaciones sexuales, problemas familiares, bajas calificaciones, etc.

Su papá sospecha de nuestra relación, lo que lo ha llevado a ejercer más presión y control sobre ella, además de decirle repetidamente que se olvide de tener novio, lo que la desespera y la tiene aburrida.

Hasta cierto punto entendemos la actitud de su papá, ya que es la hija mayor y única mujer; pero no comprendemos por qué él no puede aceptar que el noviazgo es algo natural entre los jóvenes.

La relación es dura a veces, ya que la mayor parte del tiempo que compartimos lo hacemos por teléfono, sin embargo lo que hace que la relación se mantenga viva y estable, es el verdadero entusiasmo y las ganas que tenemos de estar juntos.

Respuesta:
Según el último informe que presentó las Naciones Unidas sobre la situación de los embarazos en Nicaragua, refleja que embarazos en mujeres, el 30 por ciento es de adolescentes y jóvenes de entre 14 a 19 años. Este informe lo que indica es que lo que vos mencionás como preocupación única de los padres de tu novia, es una realidad en nuestro país.

Es ante esto que es importante que los jóvenes varones y mujeres de tu edad, piensen en cuáles van a ser las opciones que desde su realidad pueden trabajar para que esa situación sea diferente. En la carta de la semana anterior yo mencionaba que la adolescencia no debe ser sinónimo de conflictos, de consumo de alcohol, droga, irresponsabilidad, promiscuidad o embarazos tempranos.

El reto para ustedes es muy grande, significa desmitificar en los adultos la creencia que se tiene de ser adolescente, es ser todo lo que mencioné arriba, y esto sólo se logrará a través de los cambios de comportamiento y de conductas (que puedan estar reforzando esa creencia) a actitudes más sanas, positivas, constructivas y propositivas.

Ustedes (adolescentes y jóvenes) son mayoría en este país, y para que sean escuchados “los cambios deben comenzar desde dentro”, o sea por uno mismo. Cada uno siendo responsable de su propia transformación, esto les dará las bases para llevar el cambio hacia afuera y ser capaces de transformar su medio.

En el caso tuyo y el de tu novia, el diálogo y la comunicación franca y honesta deben ser los argumentos para acercarse a la familia de ella. Son los hechos coherentes los que van a hacer que el papá de ella crea en su relación.

Ustedes dicen comprenderlo, entonces háganle saber que la relación de ustedes vale la pena, demuéstrenle que todo lo que se piensa de los adolescentes y jóvenes no tiene cabida con ustedes.

Háblenles, expónganles sus miedos y angustias y escuchen los de ellos (madre-padre), sólo así se darán cuenta de lo que ambas partes piensan y sienten, para así aprender a negociar.

Fortalézcanse ustedes dos, jueguen limpio y demuestren con el peso de sus actitudes, acciones y palabras que su amor es auténtico. Háganse amigos de él, aprovechen cada oportunidad para compartir con ellos.

A tu novia, me gustaría decirle: tus padres no son tus enemigos, enséñales a que conozcan otras maneras de expresar y demostrar que te quieren y que se preocupan por vos. El arte de saber convivir no está en la cantidad de personas con las que se convive, sino en la calidad de las relaciones.

×

Apoye el periodismo independiente. Lo invitamos a compartir este contenido.

Comparte nuestro enlace: