Daño colateral

Volvieron los años 80. Reconozcámoslo de una vez. Así como Kylie Minogue parece sacada de la máquina del tiempo mientras sale en MTV con su nuevo hit, Arnold vuelve al cine como si los noventa jamás hubiesen existido. De hecho, con otro Bush en el poder y los Estados Unidos lanzados a la conquista mundial, […]

Volvieron los años 80. Reconozcámoslo de una vez. Así como Kylie Minogue parece sacada de la máquina del tiempo mientras sale en MTV con su nuevo hit, Arnold vuelve al cine como si los noventa jamás hubiesen existido. De hecho, con otro Bush en el poder y los Estados Unidos lanzados a la conquista mundial, el contexto no dista mucho de aquel que lo vio surgir en plena era Reagan.

Pero ahora el problema es otro, y una película como “Daño colateral”, le hace daño y no sólo colateral a la imagen de Arnold y al género del thriller de acción en general.

Se trata de una película francamente sonsa que pontifica naderías sobre el terrorismo, que no tiene la mínima credibilidad y que si provoca alguno que otro momento de tensión se debe a que Andrew Davis, el mismo director que hizo “El fugitivo”, sabe dos o tres cosas acerca del asunto.

Es cierto. Ni Davis ni Arnold tienen la culpa de que este entretenimiento genérico, que acaso hubiera resultado tolerable en los años 80 (y hasta hubiese sido menos molesto un año atrás), ahora se vea envuelto en medio de un gran debate sobre terrorismo internacional.

La sola idea de Schwarzenegger en el papel de un bombero que, dolido por la muerte de su familia en un atentado con bombas al Consulado de Colombia en Los Angeles, viaje de incógnito hasta ese país, para vengarse con sus propias manos del asesino, es de por sí risueña. Suena casi como un consejo al confundido Bush: “George, ¿sabés lo que tenés que hacer con Bin Laden?”

Las improbabilidades son varias: que alguien como el gigante austríaco pueda pasar más de tres segundos sin ser reconocido entre los morochos colombianos, que ni el líder terrorista ni su esposa manejen un castellano pasable, que la guerrilla colombiana mande a su jefe a cometer atentados, una y otra vez, en suelo norteamericano (¿lo imaginan a Ossama volando sobre el Pentágono?) y que un bombero musculoso se arregle con medio Ejército.

Esto no sería tan importante si el contexto fuera otro y si al menos, la película propusiera (como a la manera de “Depredador” o “Infierno rojo”) escenas de genuino interés. Pero aquí, salvo en los últimos quince minutos, todo se parece a recetas viejas y remanidas. Arnold quiere volver, pero el camino parece errado. O, ¿quién sabe?, tal vez la historia vuelva atrás y se reencuentre con él.

Ficha técnica

– Título original: “Collateral Damage”

– Dirección: Andrew Davis

– Elenco: Arnold Schwarzenegger, Elías Koteas, Francesca Neri, Cliff Cutis, John Leguizamo y John Turturro

– Género: Acción

– Duración: 106 minutos

– Año: 2001

http://www.laguia.clarin.com