Analistas de Acoyapa

Guillermo Rothschuh Tablada Dr. León NúñezDiario LA PRENSA Suplícole continuar como coordinador de los Analistas Políticos de Acoyapa. Es una dicha que pluma como la suya siga recogiendo lo mejor que ha aportado esa famosa provincia, cuna de un gran caudillo y de un estupendo pintor: del general Emiliano Chamorro Vargas y de Cayetano Ruiz […]

Guillermo Rothschuh Tablada

Dr. León Núñez
Diario LA PRENSA

Suplícole continuar como coordinador de los Analistas Políticos de Acoyapa. Es una dicha que pluma como la suya siga recogiendo lo mejor que ha aportado esa famosa provincia, cuna de un gran caudillo y de un estupendo pintor: del general Emiliano Chamorro Vargas y de Cayetano Ruiz Ibargüen pariente de usted.

Está bien que haya renunciado a la política partidaria y mucho mejor salirse de la burocracia. Recuerde que el puesto mata al poeta. Pero renunciar a la escritura, eso sería trágico. Sería como podarle al árbol sus mejores brotes. Picarle la profunda raíz a su propia identidad.

El libro de usted, “El Síndrome de Figureo”, debería ser un texto de cabecera para todos los políticos criollos, tanto para los ambiciosos que están por llegar como para los inútiles que están por salir y no volver a figurar nunca en las galerías de los privilegiados.

No es cierto que los mejores analistas políticos vivan en la capital. Esto ya lo hemos hablado largamente con el Dr. Emilio Álvarez Montalván, el analista más claro y más erudito que tiene Nicaragua. Los Analistas Políticos de Acoyapa ya constituyen un Grupo fuerte, un festinado Clan, una Escuela ejemplar, y que usted renuncie sería como apearse del caballo en mitad del río.

Situación frustrante dejaría al lector guindado de la brocha, y su compromiso —con la Patria— es la de pintar el plafón de punta a punta: de norte a sur de este a oeste. Desde el desliz del conserje hasta las impertinencias del ministro. Porque las reflexiones del intelectual siempre han estado sobre las acciones del político: Virgilio sobre Augusto, Don Toribio sobre Emiliano.

Recuerde, además, sus nuevas responsabilidades en el campo de la comunicación, ahora que se desempeña como miembro del Consejo Editorial del Diario LA PRENSA, honrosa posición a la que llegó, no por cabildeos ni odiosas recomendaciones, sino por esa preciosa vía de la literatura, la que según Cervantes es la más noble de las profesiones.

Por lo tanto, doctor Núñez, destape el tintero para que no se ahoguen los demonios del narrador, y continúe usted laborando como secretario perpetuo de los analistas de Acoyapa, tal como lo hacía Balzac en los albores de la post Revolución que no pudo abortar el economista Turgot.

Lo abraza su amigo.