“Movilizar a los ciudadanos para decir no más a la violencia”

El presidente colombiano sostiene que la participación ciudadana en el combate a las actividades de los grupos violentos irregulares es necesaria para su éxito y para la efectividad de la fuerza pública en esta tarea cnnenespañol.com El presidente de Colombia, Álvaro Uribe, está decidido a impulsar sus planes para luchar contra la violencia de los […]

Alvaro Uribe habla ante la Asamblea General de la ONU el viernes.

  • El presidente colombiano sostiene que la participación ciudadana en el combate a las actividades de los grupos violentos irregulares es necesaria para su éxito y para la efectividad de la fuerza pública en esta tarea

cnnenespañol.com

El presidente de Colombia, Álvaro Uribe, está decidido a impulsar sus planes para luchar contra la violencia de los grupos irregulares, en particular, contra las guerrillas de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC), fomentando la estrecha colaboración de la ciudadanía con las autoridades.

Tratando de aplacar a sus críticos, asegura que la creación de una red de cientos de miles de informantes con dicho fin y su operación, respetará los derechos humanos.

“Por más que nosotros pudiéramos tener el ejército más grande del mundo, si no lo rodeamos de la cooperación ciudadana no puede ser eficaz”, expresó Uribe en una entrevista con la periodista de CNN, Patricia Janiot, la primera que concede a un medio de comunicación desde su toma de poder.

El mandatario llegó a Nueva York para participar en la Asamblea General de la ONU, ocasión que aprovechó para promover una gestión de buenos oficios de esta organización en el conflicto armado de Colombia.

PATRICIA JANIOT:Sabemos que este viernes tiene prevista una reunión con el secretario general de la ONU, Kofi Annan, y su gobierno le ha pedido a la ONU los buenos oficios para tratar de iniciar contactos e iniciar gestiones de paz con la guerrilla colombiana, ¿hay algún avance en esta gestión?

ÁLVARO URIBE: Esta es una gestión que se le ha pedido a las Naciones Unidas, una gestión de buenos oficios y que tenemos que manejar con toda confidencialidad.

PJ:¿Podríamos decir que ya hay alguna gestión en marcha?

AU: Esto es necesario. Un pedido de buena fe con toda la decisión, con todo el interés del Gobierno de Colombia para que Naciones Unidas ayude con esa gestión de buenos oficios.

PJ: ¿La ONU ha tenido algún contacto con las FARC?

AU: Nosotros simplemente hemos hecho esa solicitud de buenos oficios y nos hemos comprometido a que el tema hay que manejarlo con confidencialidad.

PJ: ¿El gobierno ha hecho algún contacto con las FARC?

AU: No todo lo que el gobierno ha hecho en este caso es pedir los buenos oficios de Naciones Unidas.

PJ: Si las FARC no acepta esa mediación, o esos buenos oficios de la ONU, ¿qué estrategia alternativa tiene usted?

AU: Sin comentarios…

PJ: Sabemos que hoy el comisionado de la Paz anunció que se iniciaron gestiones con el ELN en La Habana. ¿Qué nos puede hablar sobre esto?

AU: Es un proceso que viene del gobierno anterior; nosotros anunciamos toda la voluntad para buscar que salga adelante, pero también hay que manejarlo con confidencialidad.

PJ: ¿Eso significa, señor presidente, que el ELN ya se comprometió a un cese al fuego?

AU: Esto es lo deseable, pero el proceso hay que manejarlo con confidencialidad, no podemos estar ni entregando detalles ni creando expectativas. Hay toda la buena voluntad, toda la determinación de buscar por esa vía unos acuerdos de paz pero necesitamos mucha prudencia en materia de comunicaciones.

PJ: Usted sigue manteniendo como condición el cese al fuego para entablar un diálogo de paz con la guerrilla esa condición podría ser modificable. ¿Usted podría revisar esa posición más adelante?

AU: Ya pasó la etapa donde nosotros hablamos del tema, ahora lo importante es, de nuestra parte, la prudencia en materia verbal y mucha gestión, que en esta primera fase la hemos encomendado a los buenos oficios de las Naciones Unidas.

PJ: ¿Ya recibieron alguna respuesta de ellos?

AU: Nosotros estamos simplemente esperando que en este tema tan difícil Naciones Unidas pueda avanzar en su gestión de buenos oficios. Y tenemos que acompañar esa gestión con total prudencia.

PJ: En Colombia se generó una gran polémica por la salvedad hecha por el gobierno anterior del presidente Andrés Pastrana y avalada por su gobierno en cuanto a que durante siete años los colombianos acusados de crímenes de guerra no serán sometidos a la Corte Penal Internacional, un estatuto suscrito por Colombia. Muchos dicen que esta salvedad se hizo a espaldas del país, engañando al país. ¿Qué tiene usted que decir al respecto?

AU: Yo no contestaría nada. Simplemente la posibilidad de esa salvedad está incorporada al tratado multilateral que crea la corte penal. La administración Pastrana me expresó que eran partidarios de hacer esa salvedad para no cerrar todas las puertas para los procesos de paz, y me pareció bien. Y así se los comunique. Y no podemos olvidar que eso está en el texto y así como los estados son competentes para hacer esa salvedad, también la pueden derogar en cualquier momento anterior al vencimiento de los siete años.

PJ: ¿Eso quiere decir que usted en el fondo contempla que la salida al conflicto armado en Colombia es negociada?

AU: Es lo que todo el mundo aspira finalmente, pero yo estoy convencido que mi primera prioridad es luchar con toda firmeza y sin claudicación para devolverle a los colombianos la seguridad vía la autoridad y en eso no hay declives.

PJ: Ahora, usted podría utilizar esta salvedad como elemento de presión para las FARC al decir que se puede levantar en cualquier momento antes de los siete años. ¿A cambio de qué?

AU: Yo no pienso en elementos de presión, yo lo que pienso es en proteger a los colombianos. Este conflicto se ha manejado siempre con aguas tibias. Aquí van pasando cuatrienios y el país sigue sufriendo. La población sigue siendo víctima. Entonces aquí lo que pienso yo es no entrar con chantajes ni con presiones ni nada, sino a ejercer autoridad, a mirar cómo le devolvemos a los colombianos la paz y la tranquilidad y en eso es lo que estamos.

PJ: ¿Usted no está dispuesto hacer ninguna concesión a cambio de que las FARC se sienten a dialogar la paz?

AU: El tema está en las manos de una gestión de los buenos oficios de las Naciones Unidas y yo estoy cumpliendo, y tengo que cumplir una tarea que es la de movilizar toda la fuerza pública, apoyar el aparato de justicia, movilizar toda la ciudadanía para decirle no más a este problema de la violencia en Colombia. Para poder producir resultados en favor de la gente hay mucha discusión bizantina, mucha discusión retórica entonces mientras matan y matan gente, nosotros no podemos seguir discutiendo el sexo de los ángeles. Aquí lo que necesitamos es trabajar para devolverle a los colombianos el derecho a que los dejen vivir tranquilamente, a que no los secuestren, a que no los asesinen.

LA RED MASIVA DE INFORMANTES

PJ: Hablemos entonces del tema que a usted le gusta, el devolver la autoridad al Estado. La red de informantes ha causado un gran revuelo entre los organismos defensores de los derechos humanos, dicen que esto es involucrar a la población civil, es crear una cultura de la delación, es hacer carne de cañón a las personas pobres que viven en zonas de conflicto. ¿Cómo despejar esas dudas señor presidente?

AU: Bueno mire, a mí no me alarma la crítica, yo respeto la crítica, yo soy demócrata. Tampoco las presiones me llevan a echarme para atrás de aquello que considere útil para el país. El país necesita fortalecer su fuerza pública y rodearla de masiva cooperación ciudadana. La acción de la fuerza pública como la cooperación ciudadana tienen que ser trasparentes con observancia plena de los derechos humanos.

Un país de la extensión geográfica de Colombia, de sus accidentes geográficos, de su población, de este nivel de violencia tiene hoy un ejército insuficiente, una policía insuficiente. Nueva York tiene 42 mil policías, Colombia para todo el país tiene 75 mil.

PJ: Muchos en Colombia siguen preocupados…

AU: Por más que nosotros pudiéramos tener el ejército más grande del mundo, si no lo rodeamos de la cooperación ciudadana no puede ser eficaz. De dónde salen con ese invento ahora de que llamar a la población a que no coopere con la guerrilla ni los paramilitares, sino al Estado, es involucrarlo en el conflicto.

Yo respeto mucho la crítica, pero hay también muchas voces interesadas que cada vez que en Colombia se emprende una política de seguridad salen a decir que es violatoria a los derechos humanos, que va a involucrar a la población en el conflicto. Por eso, frente a todo eso lo que quiero es guardar silencio, respetar la crítica, no dedicarme a responder y echar para adelante las medidas de seguridad. No tienen un milímetro de reversa.

PJ: Déjeme hablar de una medida de seguridad que también está causando controversia y es estas zonas de rehabilitación que son a discreción del presidente designarlas, y que un poco coartan algunas libertades de movilización en fin. ¿Cuándo empezará usted a designar estas zonas? Y deme un ejemplo de cuáles serían.

AU: Ojalá rápidamente, ojalá el lunes se pueda definir la primera.

PJ: ¿Cuáles serían?

AU: No coartan libertades, comprometen a la gente a que ayude. Por ejemplo en una zona donde están armando carros bombas el país tiene zonas donde explotan un explosivo terrorista todos los días. ¿Quién lo aguantaría? Esa zona hay que convertirla en una zona de rehabilitación y decirle a la gente: “vea, todos los que vivimos acá nos tenemos que registrar con la fuerza pública y tenemos que informar de nuestros desplazamientos hacia afuera y hacia adentro de la zona”. ¿Por qué? Porque esto no puede seguir con explosivos terroristas todos los días, porque la fuerza pública para ser eficaz necesita totalmente la cooperación ciudadana. Mire, es simplemente reglamentar sin limitar el derecho a la libre movilización de los ciudadanos; para poder garantizarle a los ciudadanos el derecho que no les explote un explosivo terrorista todos los días. Lo que tiene que mirar la crítica es en donde estamos. Estamos sufriendo explosivos terroristas todos los días.

PJ: ¿Cuál va a ser esa zona señor presidente?

AU: Varias, varias y ojalá puedan producir buenos resultados.

PJ: Por último, hay quienes dicen que usted ha abierto varios frentes de confrontación en Colombia. Con el Congreso, con la clase trabajadora porque ha presentado una reforma laboral, que pues obviamente perjudica los ingresos de los trabajadores recortando horas extras, recortando compensaciones, indemnizaciones. Ha abierto también un frente de confrontación con la clase media, con esta reforma tributaria que le va a afectar sus bolsillos y esto no va a ayudar a reactivar económicamente al país porque la gente va a tener menos dinero para gastar. ¿No se está debilitando usted señor presidente?

AU: ¿A ver qué le digo? Primero todo esto se anunció en la campaña. Segundo, veamos la reforma laboral, es equilibrada; por ejemplo, en el punto que propone reducir los recargos, que lo ha venido reclamando el sector turístico, para poder generar empleo, porque ellos tienen que trabajar por las noches, tienen que trabajar los domingos, etc., se propone no eliminar los recargos sino reducirlos. Propone una compensación para los trabajadores que consiste en una ampliación en cinco días del período de vacaciones. O sea que es una reforma equilibrada y eso hay que discutirlo y buscar que salga lo que más convenga al país. Usted sabe que el salario promedio que efectivamente reciben los colombianos está por la mitad del mínimo. Nosotros tenemos casi siete millones de personas subempleadas y un 18 por ciento de desempleo.

El tema de la reforma tributaria y la clase media, al contrario en quien derramamos el impuesto de conmoción, en los sectores más adinerados, un impuesto progresivo al patrimonio y dejando por fuera los patrimonios inferiores a 160, 162, 169 millones de pesos. Estamos buscando que la expansión de la base tributaria para poder resolver de fondo este problema, sea con la mayor prudencia.

Otra cosa es que Colombia se nos vuelva una Argentina, ¿qué tal que Colombia amanezca con los bancos cerrados?, ¿qué tal que Colombia pierda el crédito internacional? Eso no lo podemos permitir, eso sería el principal golpe a los sectores medios y populares de Colombia, porque si el país pierde el crédito, esos sectores que no tienen más oportunidades que el país, que no tienen bienes afuera, que no se pueden ir a vivir afuera, que no tienen industrias por fuera, esos sectores serían los más perjudicados.

PJ: ¿Qué otras medidas les esperan a los colombianos?

AU: Cumplir lo que se habló en el programa de gobierno.

URIBE SOLICITA APOYO MUNDIAL

Alvaro Uribe demandó la cooperación internacional para combatir la violencia y el narcotráfico en su país, señalando que el terrorismo cobra cada mes en Colombia un número de víctimas igual al de los ataques del 11 de septiembre del 2001 contra Estados Unidos.

Hablando ante la 57 Asamblea General de Naciones Unidas, Uribe dijo que si el mundo se conmovió, justificadamente, con los ataques del 11 de septiembre del 2001 en Nueva York y Washington, que causaron 3,000 víctimas, la humanidad también “debería estremecerse” con las 34,000 víctimas causadas cada año en Colombia por la violencia del terrorismo y el narcotráfico.

Uribe dijo que Colombia necesita la ayuda del mundo para vencer esos flagelos, y apuntó que no hace falta enviar armas si tan sólo los países ricos reducen su consumo de drogas, interceptan el contrabando de narcóticos, armas y precursores químicos, e impiden el blanqueo de los beneficios del narcotráfico.

“La violencia que azota a Colombia se ejecuta gracias a un comercio internacional ilícito y con armas que no se fabrican en Colombia”, subrayó. (AFP)  

×

Apoye el periodismo independiente. Lo invitamos a compartir este contenido.

Comparte nuestro enlace: