LA DICTADURA NO PUEDE OCULTAR LA VERDAD

Hoy se cumplen

14
días

desde que nuestras instalaciones fueron tomadas y nuestro gerente general Juan Lorenzo Holmann fue detenido.

con las instalaciones tomadas y nuestro gerente general Juan Lorenzo Holmann detenido.

Agentes de la Policía de Bluefields que supuestamente combatían el tráfico de cocaína y marihuana, resultaron absorvidos por la droga. (LA PRENSA/F. Larios)

El escándalo de corrupción policial en Bluefields, paso a paso

La Comisión Investigadora de la Policía Nacional que averiguó los vínculos de agentes Antidrogas en Bluefields con traficantes de drogas, concluyó que los policías implicados incurrieron en una serie de anomalías graves Freddy Potoy Rosales [email protected] LA PRENSA publica en esta edición casi todo el informe de la Comisión de Alto Nivel de la Policía […]

  • La Comisión Investigadora de la Policía Nacional que averiguó los vínculos de agentes Antidrogas en Bluefields con traficantes de drogas,
    concluyó que los policías implicados incurrieron en una serie de anomalías graves

Freddy Potoy Rosales [email protected]

LA PRENSA publica en esta edición casi todo el informe de la Comisión de Alto Nivel de la Policía Nacional, que investigó los actos de corrupción de agentes del orden público en la Región Autónoma Atlántico Sur (RAAS).

A continuación, los detalles más importantes de la investigación policial:

Se entrevistó al investigador policial Luis Emilio Rico Díaz, quien refiere que a inicios de diciembre del 2002 conoció que la Policía le ocupó a un miskito un balde con dinero en dólares que se había encontrado previamente en el mar y que luego se lo habían regresado, pero éste (el miskito) decía que le habían quitado dinero, y que estaba presionando con ir a los Derechos Humanos si no se lo regresaban, que el dinero se lo estaba cobrando al comisionado Sevilla (Alonso), conociendo que el señor Frank Zeledón le había pagado el supuesto dinero que le habían quitado.

Se obtuvo del subcomisionado Oswaldo Pérez Woo, documentación en fotocopia de allanamiento realizado en el Barrio Nueva York en fecha 11 de noviembre del 2002, donde el implicado era el ciudadano Timoteo George Omier Pablo, por presunto tráfico interno de estupefacientes. No se encontró lo buscado, pero en su poder le encontraron 67 billetes de cien dólares, 12 billetes de cincuenta dólares, 117 billetes de veinte dólares, 57 billetes de cien córdobas, un billete de veinte córdobas y un billete de diez córdobas, dinero que posteriormente fue devuelto mediante acta de entrega de fecha 15 de noviembre 2002 al mismo ciudadano, según acta; lo que no rola en la entrevista es cómo obtuvo el dinero. Según explicación verbal del subcomisionado, el ciudadano se los había encontrado en el mar. Para cuando se dio este hecho, Pérez Woo se encontraba de vacaciones y al frente se encontraba en ese entonces el capitán Bonilla, quien hoy está en Inteligencia Policial.

Se entrevistó al policía Jairo Enrique Mejía Sáenz, quien refiere que tiene unos diez meses de trabajar en la seguridad del aeropuerto, siendo su jefe el teniente Gabriel Vargas, que anteriormente su jefe era el “Chino” Saballos (Santiago), y que durante el tiempo que éste estuvo fungiendo como jefe, conoció irregularidades que consistían en que éste metía gente particular a la oficina de la Policía y ocasionalmente les cobraba dinero para que no pasaran por los controles de seguridad. Que en algunas ocasiones vio cuando el “Chino” mandaba a llamar al señor Neftalí Medina quien también le daba dinero y que este ciudadano es un reconocido traficante de drogas, que conoce también que al subcomisionado Larrave (Oscar) le enviaban encomiendas con dinero provenientes de Corn Island, desconociendo en concepto de qué y por qué, que estos sobres los llegaba a retirar a veces el subcomisionado personalmente, en otras ocasiones el “Chino” Saballos y que en una ocasión el teniente Vargas lo mandó a él a retirar una encomienda.

Se entrevistó al administrador del aeropuerto de Bluefields, Paul Gerardo Aguirre Oglivie, quien refiere que efectivamente conoció de muchas irregularidades cometidas pro el “Chino” Saballos, entre éstas refiere que dejaba pasar a particulares armados a abordar el avión a cambio de dinero, entre éstos menciona conocer o haber escuchado nombres como Neftalí Medina, reconocido traficante de drogas, al abogado Axel Water y otros que no recuerda, que en una ocasión al andar buscando al “Chino” llegó a la oficina de la Policía donde éste se encontraba con un moreno, y sobre el escritorio vio cierta cantidad de dinero que el “Chino” tapó con su gorra y luego de esto le dijo que se estaba enredando, que lo podían correr por ello; que en otra ocasión conoció que el “Chino” dejó pasar a unos haitianos que habían robado 25,000 dólares, que éste los tuvo en su oficina, les encontró el dinero y joyas y los dejó ir a cambio de 1,000 dólares. Al parecer, luego el “Chino” comentó que no sabía que éstos habían robado, pero que sí le habían ofrecido la suma de 500 dólares pero que no los había tomado; que éstos se los ofrecieron para que los dejara pasar de manera más rápida, sin embargo, a los días sus compañeros comentaban que al “Chino” le habían dado los mil dólares. Posteriormente, el administrador del aeropuerto solicitó que lo quitaran del lugar cuando el “Chino” fue acusado de tentativa de violación en contra de una joven vecina del aeropuerto.

Se entrevistó al policía Benvenuto del Socorro Sosa Tenorio, ubicado en el aeropuerto, quien refiere que conoce del “Chino”, que en una ocasión a eso de las 5:00 p.m. llegaron procedentes de Corn Island tres mujeres y un moreno, a los que el “Chino” llevó a su oficina, luego los dejó ir y que al día siguiente el “Chino” se fijaba en todo taxi que llegaba, hasta que el moreno llegó a bordo de un taxi, entró a la oficina con un rollito de billetes en la mano, se los entregó al “Chino” y se fue; Sosa Tenorio desconoce en concepto de qué le entregó el dinero el moreno al “Chino”, y que lo otro que conoce es sobre el dinero que el administrador del aeropuerto vio en el escritorio cuando el “Chino” estaba encerrado con otro moreno.

Se entrevistó al capitán Ernesto Antonio Guillén Aragón, jefe de la Policía de Corn Island, quien refiere en su entrevista que en el municipio han realizado dos operaciones donde ocuparon heroína: primero, a dos guatemaltecos a quienes les ocuparon dos kilos, ambos ciudadanos fueron procesados judicialmente y condenados; el segundo caso fue en la Islita, lugar donde se le ocuparon dos kilos de heroína al señor Lean Ruiz Galagarza. En este operativo participó Delvin Jirón por la especialidad Antidrogas; el agente Justo Hernández de Corn Island y otro policía. Según Guillén, posterior a ello Larrave le dijo que en esa operación no eran dos kilos los ocupados sino más y que al parecer Delvin se había quedado con el resto, involucrando posiblemente a Justo. En este caso, en la prueba de campo aplicada a la droga, resultó ser heroína, pero al remitirla al Laboratorio para peritaje resultó ser cocaína. Gustavo Alemán (oficial de Policía) comentó posterior a esto que Delvin en efecto se había quedado con el resto de la droga y reportó sólo los dos kilos.

En relación a los kilos falsos que ocuparon en una operación fue en el 2002, siendo instruido el caso por Jorge Cubillo, el reo fue enviado a Bluefields donde fue dejado en libertad por orden del juez; en este caso se hizo prueba de campo al poquito de droga encontrado en el centro del paquete, ya que el resto era jabón, lo cual pudimos apreciar, puesto que el mismo aún se encuentra en la unidad policial de Corn Island. Que conoce que Jorge Cubillo tiene una mujer en Laguna de Perlas y que ha escuchado rumores de que éste le envía dinero en dólares. Que nunca conoció que Vilma haya sido fuente de información de Larrave y que nunca los vio conversando.

Se entrevistó al suboficial Gustavo Alejandro Alemán Sequeira, quien refiere que el día 14 de julio que participó en la operación de Laguna de Perlas, él entró al cuarto donde estaba la droga y que efectivamente el subcomisionado Larrave le dijo que apartara un kilo de cocaína, ya que ese se lo daría a la fuente que le había brindado la información, pero que como el capitán Coulson le dijo que eran ocho los ocupados y ya había hecho el acta de incautación, el subcomisionado se miró en la obligación de entregarlo (el kilo de droga), diciéndole a él que se lo sacara de donde lo andaba guardado y lo entregara, que además vio en la incautación dinero en efectivo y un cargador de teléfono, que él miró esto anómalo pero que se limitó a cumplir la orden de su jefe; que otra operación similar en la que él participó fue en el caso de la plana que transportaba dos vehículos, siendo uno un camión Kamaz que transportaba sacos de frijoles, en los cuales encontraron cinco kilos de cocaína, que en este caso igual al otro no hubo detenidos y la gente anduvo rumorando que la dueña del camión trabajaba con Larrave; que de Delvin conoce que hizo un préstamo en la Policía, pero que fue con la finalidad de usarlo como fachada para meter al banco un dinero que tenía producto de la venta de dos kilos de droga, los que según conoció anduvo vendiendo a bordo de un taxi.

Se entrevistó a Justo Jesús Hernández Picado, quien refiere haber participado en una operación antidrogas en contra de un primo de él de nombre Lean Ruiz Gala Garza, en la Islita, lugar donde ocuparon dos kilos de heroína, actividad en la que participó con Delvin Jirón y que sólo vio dos kilos, ya que luego él salió a buscar dos testigos, continuando Delvin con el registro pero que desconoce si éste haya negociado con su primo la entrega de más droga, que él es muy profesional en su trabajo y le gusta hacerlo bien, que producto de esta operación, su primo, luego que obtuvo su libertad, no le habla, igual que su familia, que no conoce de otras irregularidades de compañeros policías.

Se entrevistó al subcomisionado Ferdinand Wilson Lackwood y refiere que efectivamente la señora Vilma Bustamante llegó en una ocasión a decirle sobre una supuesta información en relación a unos comerciantes del Pacífico que según ella andaban en busca de droga; que él se puso de acuerdo con Oscar Larrave para que éste se pusiera de acuerdo con Vilma sobre la operación; que no se dio cuenta del maletín que entregó Oscar, puesto que después no supo si finalizaron la misma; que cree que esta señora cooperaba con Oscar pero que no está seguro ya que él no atiende el Departamento de Drogas; que sí conoció que al inicio de la operación Larrave mandó a los oficiales Delvin y Saballos a vigilar el hotel donde estaban los dos comerciantes, pero que esta misma señora los “quemó” en una clara desavenencia a su supuesta colaboración.

Se notificó y entrevistó al subcomisionado Oswaldo Pérez Woo, jefe de Auxilio Judicial en la RAAS, quien refiere, entre otras cosas, que se han realizado algunas operaciones antidrogas en las que se han obviado algunos procedimientos, que entre estos casos sobresale el de Laguna de Perlas, donde no hubo detenidos, sólo la incautación, que del dinero ocupado no conoció nada y que no levantaron expediente, que sólo se limitaron a informar al juez, siendo incinerada la droga a comienzos del año en curso; que otro caso similar fue el de la plana propiedad de Frank Zeledón en el que iba un camión con sacos de frijoles dentro de los cuales encontraron cinco kilos de coca, que en este caso no se detuvo a nadie con el fin de proteger a la fuente, igual que el caso de Laguna de Perlas y que la droga se la llegó a traer un oficial de la Especialidad Nacional de Drogas, lo cual él vio como anómalo y así se lo hizo saber al subcomisionado Wilson, jefe que estaba asumiendo la región en esos días, ya que de ese caso ya le habían informado al Juez de Distrito de Bluefields; menciona también como algo irregular el hecho que los oficiales de Drogas, se iban a operar los casos con orden, pero que ellos llegaban primero y hasta que estaban en el lugar llamaban al oficial investigador de Auxilio Judicial, lo cual no es lo más correcto, que reconoce como un problema el hecho de que no tienen recursos para aplicar las pruebas de campo cuando realizan operaciones de drogas, más si se trata de municipios muy alejados, ya que este tipo de recursos es muy poco la asignación que tienen.

Se conoció por medio del profesor Arturo Valdez, que a raíz de que el ex miembro de la Policía Nacional Róger Ramírez Torres dejó la región del Atlántico Sur, los negocios que éste tenía en la zona quedaron siendo atendidos por el subcomisionado Larrave hasta que éste fue detenido por tráfico de drogas, que además Larrave mantenía contactos con personas muy allegadas a Róger Ramírez. Y que también conoce que el subcomisionado Larrave se reunía en horas de la madrugada con la señora Vilma Bustamante, lo que señala es del dominio público en la comunidad de Bluefields.

Se entrevistó al señor Freddy Gutiérrez, funcionario del Sistema Penitenciario, quien ratifica lo referente a que Larrave fue la persona que quedó viendo los negocios de Ramírez cuando a éste lo sacaron de la región del Atlántico Sur.

Se entrevistó al subcomisionado Oscar Larrave Chamberlain, quien niega haber tenido algún tipo de vínculo con la señora Vilma Bustamante, que sí la conoce porque de manera espontánea los buscaba con ánimos de colaborar, que fue así que él le entregó un maletín una vez que ella se entrevistó con el subcomisionado Wilson en relación a dos comerciantes del Pacífico que andaban buscando drogas; niega haberle dicho al suboficial Alemán que se guardara un kilo en la operación de Laguna de Perlas y que el dinero ocupado una parte se la dio al colaborador y la otra se utilizó para el pago de los gastos incurridos en la operación misma. Actualmente está pendiente el resultado de peritaje de un número telefónico que éste le diera a Vilma para mantener comunicación. El subcomisionado presentó un detalle de las remesas de dinero recibidas de Rosita y que según él se las enviaba un tío que tiene en esa localidad, de igual forma presentó una constancia de la empresa Repuesto Mapa S.A., en la que se señala que la esposa de Larrave era empleada de dicha empresa y no propietaria, en relación a la madera que obtuvo en Laguna de Perlas, menciona que efectivamente le dio al capitán Facundo Sánchez tres rifles calibre 33 y un revólver para que fueran vendidos y que producto de la venta obtuvo la suma de 7,900 córdobas que fueron convertidos en madera de caoba. En cuanto a sus subordinados señala que a Delvin se le mencionó que en una operación de drogas éste se había quedado con parte de la droga incautada reportando sólo una mínima parte pero que a esto no se le dio seguimiento, que de los otros oficiales bajo su mando no tiene ninguna información de actividades irregulares.

Se entrevistó al suboficial Delvin Jirón, quien refiere que en 10 años de ser policía nunca ha estado involucrado con narcotraficantes, que nunca se ha quedado con droga de la que ellos han ocupado previamente en operativos, que sí reconoce como un error personal el haber mantenido una relación de amistad con el ciudadano Antonio Miranda, amistad que data de años por cuanto crecieron juntos y que éste tuvo un problema con drogas en la ciudad de Managua, que esto fue a raíz de que fuera detenido junto a un hermano de él y dos personas más, con cuatro kilos de cocaína en el Hotel El Viajero, de la capital, pero que no sabe o tiene conocimientos que éste se dedique a esa actividad, que cometió otro error al haberse ido con Antonio a la barra de Jonson donde estuvo 2 ó 3 días tomando licor con éste, pero que luego recapacitó y volvió a su trabajo.

Se entrevistó al ciudadano Luciano Hurtado Escobar, quien menciona que dejó la institución hace unos tres años, y que desde un inicio él se opuso al nombramiento de Larrave como Jefe de Droga, ya que éste no era muy confiable para el cargo por el tipo de relaciones que éste tenía en ese tiempo, tales como el Chino Lau, Róger Ramírez a quien le estuvo viendo sus negocios; Frank Zeledón de quien ya se comenzaba (a decir) que andaba metido en actividades ilícitas y de quien Oscar era muy amigo, que fue así como pudo conocer que hace un año aproximadamente Frank le salió preguntando que si él tenía información de Oscar ya que él se la iba a destapar, por lo que considera que todo lo aparecido en LA PRENSA fue un montaje de algunas personas que pretendían hacerle daño, pero que en el fondo también hay algunas cosas que son ciertas, tal es el caso que éste recibía remesas de dinero de Puerto Cabezas, Corn Island y otros lugares, las que ascendían hasta por la suma de 30,000 y 40,000 córdobas, que estas remesas las iba a retirar personalmente Oscar o mandaba al “Chino” Saballos; que éstas llegaban hasta en dos ocasiones por mes y que le informó a la subcomisionada Mayda Quiroz, a quien le dio número de guías, cantidad, destinatario, remitente, etc., de dichas remesas.

Se entrevistó a la subcomisionada Mayda Quiroz, jefa de Seguridad Pública de la RAAS, y ella confirma que efectivamente el señor Luciano Hurtado le dio información de que Larrave estaba recibiendo dinero vía aérea y que el oficial Saballos tenía conocimiento de esto; que el papel donde tenía la información, antes de venirse al curso le pegó fuego. Además dijo no conocer mayor información en la que se mencionara a policías vinculados a actividades ilícitas.

Se entrevistó al ciudadano Julio Alejandro Vílchez Briones, quien refiere ser amigo de Oscar y que por ello conoció de algunas de sus actividades; que tres días antes de que fueran detenidos los sobrinos de Zeledón, al estar con Oscar en el muelle, llegó Frank y Oscar le dijo que aunque él se arrechara iba a quebrar a sus sobrinos; que posterior a que cayeran detenidos los sobrinos de Frank, éste le comentó que le pesaba haberle dado a Oscar los 300 dólares para que pagara su monografía, así como de haberle ayudado cuando estaba construyendo, que a él le consta que Frank le ayudaba no con todo pero sí con algunas cosas tales como pintura, etc., que le consta que Oscar le regaló un Galil (fusil) a Frank, ya que el mismo Oscar se lo comentó; por otro lado se maneja a vox populi que Oscar era el testaferro de Róger Ramírez cuando éste se fue de Bluefields; que conoció a Oscar desde el 86 pero comenzaron a relacionarse en el 90, que desde que lo conoció le dio la impresión de que era una persona muy ambiciosa que le gustaba vivir bien a costa de lo que fuera y fue así que comenzaron a relacionarse.

Se entrevistó al suboficial Felipe Pérez, oficial operativo del Departamento Antidrogas, quien refiere que conoce que Delvin Jirón anduvo ofreciendo la venta de dos kilos de droga a bordo de un taxi, y que además de ello, una fuente le había informado que éste tenía enterrados dos kilos de droga en el patio de su casa, pero que no actuó mientras la fuente no le confirmara la información; que nunca tomó licor con Delvis pues éste no le era confiable ya que conocía de sus relaciones con Toño Mosco, que también sabe que Delvin tuvo la cantidad de 80,000 córdobas producto de la venta de drogas y que el dinero se lo dio a guardar a su esposa quien al parecer se le fue arriba y fue allí cuando comenzaron a tener problemas entre ellos; que Oscar conoce que una señora dueña de un expendio dijo que a éste le daba la suma de 10,000 córdobas mensuales a cambio de que la dejara operar y que el “Chino” Saballos era conocedor de estas irregularidades.

UN ANÓNIMO

La Comisión Investigadora también recibió un anónimo en el que el remitente señala, entre otras, cosas que el señor Róger Ramírez está visitando la ciudad de Bluefields en donde se ha estado reuniendo con antiguos socios, al parecer en labores de exploración si la zona es fértil para sus operaciones, que para ello se ha reunido con gente tales como Luciano Hurtado, Julio Vílchez, Edwin Cadenas, José Tenorio y otros, mencionando también que hay otros policías que le tienen mucho que agradecer, tales como Mayda Quiroz, Fernando Wilson, Elvira Castillo, Gabriel Vargas y Danilo Urbina, entre otros.

Hasta aquí el trabajo de campo de la Comisión Investigadora de la Policía Nacional.

VER TAMBIÉN:

“Soplones” y pérdida de expedientes favorecen a expendedores de drogas

Citan a jueces y magistrados de la Costa Atlántica

Fiscalía urge reformar Ley Antidrogas  

×

Apoye el periodismo independiente. Lo invitamos a compartir este contenido.

Comparte nuestro enlace: