Plateado

Julio Sánchez tiene dos medallas en Panamericanos: una como jugador y otra como manager Gerald Hernándezgerald.hernandez@laprensa.com.ni El béisbol ha sido generoso con Julio Sánchez, quien no ha dejado escapar cada oportunidad y puede jactarse de una envidiable carrera como pelotero y manager, especialmente cuando se trata de Juegos Panamericanos. Sudando la camiseta, Sánchez tiene un […]

Julio Sánchez conectó un jonrón histórico en 1983.

  • Julio Sánchez tiene dos medallas en Panamericanos: una como jugador y otra como manager

Gerald Hernándezgerald.hernandez@laprensa.com.ni

El béisbol ha sido generoso con Julio Sánchez, quien no ha dejado escapar cada oportunidad y puede jactarse de una envidiable carrera como pelotero y manager, especialmente cuando se trata de Juegos Panamericanos.

Sudando la camiseta, Sánchez tiene un jonrón histórico contra República Dominicana en Caracas 1983, que se tradujo en una medalla de plata para Nicaragua. Y quemando neuronas, dirigió al equipo de 1995 al segundo puesto en los juegos de Mar de Plata. En ambas ocasiones, la tropa pinolera únicamente fue superada por el poderoso equipo cubano.

“Dios ha sido generoso conmigo. Me ha dado éxito en diferentes facetas del béisbol”, señala Sánchez, quien ahora es el entrenador general de la Selección, que busca una tercera medalla en Panamericanos.

Su cuadrangular del 83 –luego de haber conectado un sencillo que fue anulado–, es uno de los batazos más recordados de todos los tiempos en nuestro béisbol y tiene una historia singular.

“Estábamos perdiendo por una carrera, cuando Arnoldo Muñoz conectó un triple. Yo, que había pasado calentando pítcheres todo el juego, le pedí al manager Noel Areas que me metiera a batear y después de tanto insistir, tomé el turno de Álvaro Muñoz.

Originalmente, conecté un hit al jardín central, pero un lanzador dominicano que estaba en el bullpen lanzó una pelota al terreno para alegar que habían pedido tiempo y así evitar que empatáramos. Los dominicanos ganaron la protesta, pero el mismo lanzador que nos jugó sucio pagó las consecuencias, porque lo metieron a relevar y le conecté el jonrón del que todos hablan y del que yo en ese momento no tenía idea de su trascendencia.

Hasta que venimos (el equipo) a Nicaragua, fue que enteré que ese batazo tenía mucho significado y me colocaba en la historia. Tuvimos un recibimiento espectacular y el gobierno nos premió a toda la delegación”, rememora Sánchez, quien a nivel intenacional se caracterizó por ser un bateador oportuno.

“Como manager, fue un estímulo diferente, pero también especial. Siempre tendo fe y he creído en mí. No me gusta hacer alardes, yo disfruto los éxitos rezando. Debo reconocer que cuando las cosas te salen bien, hay un poder superior detrás de vos”.

OPORTUNO

Además del jonrón histórico de 1983 contra República Dominicana, Julio Sánchez recuerda con aprecio sus dos cuadrangulares en un inning contra Canadá en la Copa de Bélgica ese mismo año, así como el jonrón en su primer turno al bate con la Selección en la Copa nica del 77 ante Japón. Otro proyectil inolvidable, fue ante los envíos del japonés Nagatomi en Edmonton 85.

“Pero si me piden el momento más feliz en mi carrera, yo diría que fue cuando firmé con el Bóer en 1975, y luego mi debut con la Selección”, asegura Sánchez.

×

Apoye el periodismo independiente. Lo invitamos a compartir este contenido.

Comparte nuestro enlace: