Los capos de Cali serán extraditados

Estados Unidos presentó nuevos cargos de tráfico de drogas y lavado de dinero contra siete hombres, fundadores del cartel colombiano de Cali

Cargamento de droga atrapado por las autoridades colombianas la semana pasada.

Estados Unidos presentó nuevos cargos de tráfico de drogas y lavado de dinero contra los encarcelados, fundadores del cartel colombiano de Cali, acusándolos de manejar la organización desde la prisión, dijeron el lunes fiscales estadounidenses.

Los hermanos Miguel y Gilberto Rodríguez-Orejuela, acusados formalmente por las autoridades estadounidenses a mediados de 1990 y que están presos en Colombia, serán extraditados a Estados Unidos para enfrentar cargos de conspiración para importar cocaína, lavar dinero y obstruir la justicia, dijeron los fiscales.

Agentes estadounidenses buscarán también el decomiso de 2,100 millones de dólares de ganancias del tráfico de drogas, agregaron.

La investigación de 12 años de las actividades de tráfico de droga y lavado de dinero realizadas por los Rodríguez-Orejuela, fue una de las más importantes en la historia de Estados Unidos, dijo el fiscal Marcos Jiménez.

Los hermanos colombianos y otros nueve socios fueron nombrados en las acusaciones federales dadas a conocer el lunes.

“El Cartel de Cali liderado por los hermanos Rodríguez-Orejuela ha estado envenenando las calles de Estados Unidos por demasiados años”, sostuvo Jiménez.

Ambos hermanos continúan encarcelados desde 1995, cuando funcionarios norteamericanos y colombianos presentaron pruebas contundentes contra el cartel. Pero los hermanos continuaron sus operaciones mientras seguía la investigación, de acuerdo con las autoridades federales.

Los funcionarios federales dijeron que hace dos años los investigadores recibieron información que decía que los hermanos habían vuelto a dirigir al cartel desde la prisión.

Según el auto acusatorio, desde 1990 hasta julio del 2002, los acusados conspiraron para traficar cocaína a Estados Unidos e intentaron distribuirla en este país, tratando de encubrir la droga en exportaciones de postes de cemento, verduras congeladas, madera, baldosas de cerámica, café y cilindros de cloro.

“Se cree que durante sus días de apogeo, el Cartel de Cali fue responsable del 80 por ciento de la cocaína embarcada a Estados Unidos. También fue responsable por innumerables asesinatos, y del régimen de terror en Colombia”, manifestó Jesús Torres, agente especial interino a cargo del servicio de inmigración y aduanas de Miami.

Jiménez indicó que los cabecillas del cartel daban órdenes de matar a testigos y de sobornar a individuos “para asegurarse de que podrían evadir la justicia”.

Negocios en familia

En el procesamiento se acusa a los hermanos, dos de los más renombrados jefes de la droga que dominan el comercio mundial de cocaína, de manejar el cartel a través del hijo mayor de Miguel Rodríguez Orejuela, William Rodríguez Abadia.

Las autoridades afirmaron que el hijo maneja las operaciones diarias que incluyen los embarques de cocaína, el lavado de millones de dólares obtenidos por el tráfico de drogas y la intimidación o el asesinato de potenciales testigos.

Además de los hermanos Rodríguez-Orejuela, las autoridades colombianas han arrestado a uno de sus socios, Luis Eduardo Cuartas-Pardo, y a otro sospechoso cuya identidad los oficiales aún tratan de verificar.

Además de los cuatro hombres, las autoridades expresaron que otros siete fueron acusados de conspirar para importar cocaína, y de conspirar para poseer la droga y luego intentar distribuirla, entre ellos: Guillermo Restrepo Lara, Heriberto Patino-Ríos, Luis Ocampo-Fominque, Germán Navarro, Daniel Serrano y Luis Evelio López.

Siete de ellos, incluyendo a los dos hermanos, fueron acusados de conspirar para lavar dinero. Seis de los acusados, también los hermanos, fueron acusados de conspirar para obstruir la justicia.

Operación Cornerstone

Las acusaciones son los últimos pasos de una investigación de drogas llamada Operación piedra angular (Operation Cornerstone), que ha llevado a confiscar cerca de 55 toneladas de cocaína y 15 millones de dólares en billetes, indicaron las autoridades. El secretario de Justicia de EE.UU., John Ashcroft, dijo: “No importa cuánto tiempo tome … tenemos una tarea de desmantelar esas organizaciones de la droga pieza por pieza y miembro por miembro”.

Fiscalía de EE.UU. presenta nuevos cargos de narcotráfico, lavado de dinero y obstrucción de justicia a los hermanos Rodríguez-Orejuela

Los jefes del temido Cartel de Cali siguen mandando desde la cárcel, concluye una investigación que tomó 12 años