Se salvó de milagro

Luis Alemán Saballosluisaleman@laprensa.com.ni Un joven de 18 años de edad salvó su vida de milagro, luego de estrellar su vehículo contra la parte trasera de una rastra cargada con piedras canteras. Se trata de Geovanny Gómez Aguilar, quien resultó con fracturas de consideración en su pierna izquierda y excoriaciones en su rostro, siendo trasladado al […]

El Toyota placas 245-634, conducido por Geovanny Gómez, quien chocó contra una rastra cargada de piedras canteras.

Luis Alemán Saballosluisaleman@laprensa.com.ni

Un joven de 18 años de edad salvó su vida de milagro, luego de estrellar su vehículo contra la parte trasera de una rastra cargada con piedras canteras.

Se trata de Geovanny Gómez Aguilar, quien resultó con fracturas de consideración en su pierna izquierda y excoriaciones en su rostro, siendo trasladado al Hospital Roberto Calderón y luego al Hospital Bautista.

El accidente se registró cerca de las 9:05 a.m., de ayer domingo, cuando Gómez Aguilar a bordo de un vehículo Toyota deportivo, placas 245-634, circulaba de Norte a Sur sobre la pista suburbana, aparentemente a exceso de velocidad, al llegar a una curva perdió la dirección y al intentar frenar hizo un giro de 180 grados, estrellándose contra la rastra que circulaba en el carril derecho en la misma dirección.

Juan Carlos Narváez López, conductor de la rastra, afirmó que a través del espejo retrovisor, vio cómo el vehículo se estrellaba contra el camión que él conducía, pero afortunadamente impactó contra las llantas traseras izquierdas.

“Ese muchacho se hubiera matado”, comentó Narváez López, quien afirmó que escuchó el frenazo y luego el impacto, esta versión fue confirmada por Jackson Antonio Aguilar, de 22 años, ayudante del furgonero, quien viajaba en la rastra sobre las piedras canteras.