Escalada del euro

Freddy Potoy R.freddy.potoy@laprensa.com.ni MADRID, ESPAÑA.— La moneda europea cierra el año con una llamativa solidez frente al dólar estadounidense, al registrarse una tasa de cambio de un 1.25 dólar por un 1 euro. Dicen los expertos económicos en Europa que esta escalada del euro obedece, principalmente, al mal momento que atraviesa la economía norteamericana y […]

Freddy Potoy R.freddy.potoy@laprensa.com.ni

MADRID, ESPAÑA.— La moneda europea cierra el año con una llamativa solidez frente al dólar estadounidense, al registrarse una tasa de cambio de un 1.25 dólar por un 1 euro. Dicen los expertos económicos en Europa que esta escalada del euro obedece, principalmente, al mal momento que atraviesa la economía norteamericana y no necesariamente a una boyante economía de la Unión Europea.

Sin embargo, lo cierto es que Europa ve cómo crece poco a poco el valor de su moneda en su segundo año de circulación; mientras tanto, el dólar hasta el pasado lunes se depreció ante 10 de las 12 monedas más importantes del mundo, incluidos el dólar australiano y el neozelandés, según lo reportan los análisis económicos de fin de año de los medios de comunicación en España.

De acuerdo a los análisis de los economistas, el euro hasta este momento se consolida en el segundo lugar después del dólar en los mercados financieros internacionales y se convierte en un fuerte rival que amenaza la supremacía de la moneda estadounidense durante los últimos 50 años.

Un documento del Banco Central Europeo (BCE), que analiza el papel internacional de esta moneda, indica que el euro “se ha consolidado como segunda divisa mundial”. No obstante, los expertos aclaran que por ahora no se puede decir que el euro esté compitiendo frontalmente con el dólar porque para llegar a ese punto hay que pasar por un proceso lento.

Esta moneda europea, de acuerdo a un análisis publicado en el diario El País, “en emisión de bonos, el euro es prácticamente equiparable al dólar, aunque en reservas internacionales su peso es menos importante”.

En la práctica el euro no tiene problemas para circular como moneda de financiación en los países de Europa Cental y del Este, incluyendo los Balcanes. Según los expertos, ninguna otra economía ha llegado tan cerca a la de Estados Unidos y estiman que algo parecido ocurrió en el siglo XIX con la libra esterlina.

Pero a pesar de la fortaleza del euro, también hay quienes consideran que se debe tomar alguna medida para frenar el ascenso del euro y evitar que las exportaciones de los países de la Unión sean más caras. Además, piensan que la tendencia al éxito de esta moneda fuera de las fronteras europeas limitaría el control sobre la misma por parte del BCE.

Mientras eso ocurre, empresarios y analistas europeos estiman que el euro podría llegar a alcanzar un máximo de 1.35 dólar por 1 euro al terminar la primera mitad del año 2004.

Así que por ahora y en lo que resta de aquí hasta junio del próximo año, en América se debe tomar muy en cuenta la solidez del euro frente al dólar, y no pensar que por ser una moneda lejana, al otro lado del océano, no tiene mayor importancia. Por el contrario, hay que estar muy informados de los cambios que experimenta el euro frente al dólar de Estados Unidos.