Venezolana fue vista en Diriamba

El 24 de diciembre abordó un bus de transporte colectivo y llevaba puesta la gorra con la frase impresa de Eddy Medina: El gobernador Otros aseguran que vieron pasar a una mujer a bordo de un cuadraciclo esa noche en la “Isla del Amor” Lucía Vargas C.CORRESPONSAL/CARAZOsucesos@laprensa.com.ni Con la gorra que mostraba la propaganda política […]

A través de las pertenencias que portaba Norelia Margarita Colombet Madrid, de una pieza dental y de las huellas dactilares la Policía logró identificarla.

  • El 24 de diciembre abordó un bus de transporte colectivo y llevaba puesta la gorra con la frase impresa de Eddy Medina: El gobernador
  • Otros aseguran que vieron pasar a una mujer a bordo de un cuadraciclo esa noche en la “Isla del Amor”

Lucía Vargas C.CORRESPONSAL/CARAZOsucesos@laprensa.com.ni

Con la gorra que mostraba la propaganda política de “Eddy Medina: El gobernador” y usando un par de lentes oscuros, una mujer de aspecto extranjero abordó un bus de transporte colectivo en la parada de Diriamba el pasado 24 de diciembre. Son parte de las pesquisas realizadas por LA PRENSA sobre la venezolana asesinada en la costa de Tupilapa, frente a la bocana del Río Tecomapa, en la zona costera del municipio de Jinopete, el pasado 27 de diciembre.

La imagen de la desafortunada mujer se quedó grabada en la mente de una lugareña de nombre Margarita, quien por obvias razones no quiso dar sus apellidos, pero asegura que ella viajaba en el mismo automotor. Recordó que en la parada de Diriamba se subió a la unidad la mujer vistiendo pantalones cortos, color beige, con los ruedos volteados y una camiseta blanca.

Margarita dijo recordarla bien porque precisamente se ubicó en el sillón cerca de la puerta que pone a los pasajeros frente a frente, sin embargo, al rato dispuso cambiarse de lugar y se trasladó a las sillas traseras. Esto fue precisamente el 24 de diciembre en horas de la mañana.

VIAJABA SOLA

Según la fuente, la extranjera viajaba sola, cargaba una mochila de azulón con cuero café, y calzaba tenis blancos. Luego de conocerse en la zona el hallazgo de un cadáver de mujer y ver por el periódico la foto mostrando sus pertenencias, fue fácil para Margarita ubicar a la desafortunada, pues sólo tres días antes del suceso la había visto subirse al bus y bajarse en la parada de La Cruz, en el balneario de Casares, identificando de inmediato la gorra que mostró LA PRENSA y que asegura se la vio puesta a la ahora occisa.

NO SE HOSPEDó EN HOTELES

Según las administraciones de los dos hoteles más visitados por los extranjeros, en los balnearios de Carazo como El Lupita, en Casares, y La Casona, en La Boquita, el nombre de la venezolana no aparece registrado entre los huéspedes del mes de diciembre.

Alberto Barberena, uno de los propietarios de todas las tierras de Tupilapa en donde apareció el cuerpo calcinado el pasado 27 de diciembre, dijo que esta zona es muy calma y no registra delincuencia de esa naturaleza.

Refirió que entre las familias que han adquirido casas de verano en el balneario, hay de origen norteamericano y europeo, pero son familias constituidas que llegan a veranear y no habitan el lugar. Precisó que hay lugareños que aseguran vieron pasar a una mujer a bordo de un cuadraciclo esa noche.

BONITO LUGAR

La zona cercana al hallazgo es muy bella y se conoce como la “Isla del Amor”, pues es solitaria y permite que las parejas frecuenten el sitio para disfrutar del paisaje, las garzas y las tortugas que por esta época salen a la costa, lo que pudo haber sido el motivo de la visita de la extranjera al sitio.