Rose apostó

En nueva autobiografía acepta su participación en apuestas Ronald BlumAP NUEVA YORK.- Después de 14 años de desmentidos, Pete Rose finalmente reconoció que le apostó al beisbol mientras fungía como manager de los Rojos de Cincinnati. El líder de hits de todos los tiempos en las grandes ligas expresó en una autobiografía su confianza de […]

Pete Rose negó durante 14 años su participación en apuestas en el beisbol.

  • En nueva autobiografía acepta su participación en apuestas

Ronald BlumAP

NUEVA YORK.- Después de 14 años de desmentidos, Pete Rose finalmente reconoció que le apostó al beisbol mientras fungía como manager de los Rojos de Cincinnati.

El líder de hits de todos los tiempos en las grandes ligas expresó en una autobiografía su confianza de que el “mea culpa” permita que se le levante la suspensión de por vida en el deporte, lo que a su vez permitiría su ingreso al Salón de la Fama.

En el libro, Rose relata que comenzó a apostar en partidos de beisbol en forma regular desde 1987, pero que nunca lo hizo contra los Rojos.

Extractos del libro fueron difundidos el lunes por la revista Sports Illustrated.

“Sí, señor, le aposté al beisbol”, le dijo Rose al comisionado de las grandes ligas Bud Selig durante una reunión en noviembre del 2002 en la que se habló sobre la sanción.

“¿Cuán a menudo?”, le preguntó Selig.

“Cuatro o cinco veces a la semana”, replicó Rose. “Pero nunca contra mi equipo, y nunca hice las apuestas desde los camerinos”.

“¿Por qué?”, le volvió a preguntar Selig.

“No creí que me iban a atrapar”, fue la respuesta.

Rose reiteró su admisión en una entrevista en un programa de noticias de la cadena ABC.

“Es hora de un borrón y cuenta nueva, es hora de asumir mi responsabilidad”, declaró Rose en la entrevista. “Llegó 14 años tarde”.

“Nunca tuve la oportunidad de decirle nada a nadie que me pudiera ayudar… No recibí respuesta del beisbol durante 12 años. Es como si me hubiera muerto, y ellos supiesen que estaba muerto, sin querer ofrecerme ayuda”, añadió.

En el libro “My Prison Without Bars” (Mi cárcel sin barrotes), que sale a la venta el jueves, Rose también se lamenta por haber mentido todos estos años y dice que ojalá pudiese “dar marcha atrás al tiempo”.

“A menudo escuché la declaración: ‘Si Pete Rose lo admite, será perdonado’. Bueno, he hecho lo que me pidieron. El resto queda en manos del comisionado y el árbitro grande que está en el cielo”, afirmó.

Rose aceptó la sanción de por vida en agosto de 1989 y pidió una reconsideración en 1997, aunque Selig no se ha pronunciado sobre esa solicitud.

Tras reunirse con Selig, Rose dice que quedó con la impresión que su regreso al beisbol se daría “dentro de un período razonable”.

Otros ejecutivos de las grandes ligas indicaron al mes siguiente que Selig quería que Rose admitiese en público sobre las apuestas como parte de un acuerdo que le permitiera volver a la disciplina.

“No hemos leído el libro. No hay nada que comentar hasta que hayamos leído el libro”, declaró Selig el domingo en la noche.

Mientras la sanción siga vigente, Rose no podrá ser tomado en cuenta para ser exaltado al Salón de la Fama.

“La solicitud sigue pendiente, y el comisionado tomará en cuenta todo esto”, declaró el lunes Bob DuPuy, quien después de Selig, es el ejecutivo más prominente en las mayores.

HABÍA NEGADO

En su autobiografía, en 1989, Rose negó haber hecho apuesto. Roger Kahn, el autor de ese libro, dijo el lunes sentirse avergonzado.

“Siente que me ha hecho pasar por una vergüenza”, indicó Kahn. “Creo que le pregunté como 20 veces, ‘¿le apostaste al béisbol?’. Recuerdo que me miró, sus ojos parpadearon y me dijo: ‘no le aposté al béisbol. Le guardo mucho respeto al deporte”.