Demostró coraje

Rosendo Álvarez peleó enfermo contra Burgos Pablo Fletes pablo.fletes@laprensa.com.ni Una demostración de coraje y gallardía mostró Rosendo Álvarez en su última pelea con el mexicano José Víctor Burgos. Álvarez peleó el 13 de diciembre en Atlantic City, a pesar de estar afectado de neumonía en su etapa inicial, algo que reveló hasta esta semana cuando […]

Rosendo Álvarez peleó en diciembre afectado de neumonía, una enfermedad que provoca infección o inflamación en los pulmones. Luis Pérez (derecha), también peleó en esa velada.

  • Rosendo Álvarez peleó enfermo contra Burgos

Pablo Fletes pablo.fletes@laprensa.com.ni

Una demostración de coraje y gallardía mostró Rosendo Álvarez en su última pelea con el mexicano José Víctor Burgos.

Álvarez peleó el 13 de diciembre en Atlantic City, a pesar de estar afectado de neumonía en su etapa inicial, algo que reveló hasta esta semana cuando llegó de Los Ángeles, California, donde ha decidido radicar con su esposa Ana Francis Donaire y sus hijos.

“Un mes antes de la pelea Rosendo dejó de entrenar una semana. Estaba muy afectado por la tos, pero aún así peleó y después de la pelea volvió a recaer por lo que tuvimos que ir al doctor para que le controlaran la enfermedad”, comentó Ana Francis.

“Tuvimos que ocultar el asunto de la enfermedad porque Rosendo quería pelear, no quería botar la pelea después que decidimos cancelar la pelea de septiembre pasado con Yosam Choi en Corea”, añadió la empresaria boxística, ya instalada en su oficina de la empresa “Boxing Star Promotions”, desde donde maneja la carrera de una veintena de boxeadores incluyendo al también campeón Luis Pérez.

Rosendo tiene malas experiencias con esto de cancelar peleas.

En octubre del 2002 sufrió un accidente de carretera que le provocó una lesión en su mano derecha, lo que obligó a posponer su tercer combate ante el colombiano “Beibis” Mendoza.

Pero la marca negativa de su carrera ocurrió en noviembre del 98, cuando no dio el peso y perdió el título en la báscula para su segunda presentación ante el mexicano Ricardo “Finito” López.

Rosendo ha cargado con ese peso en los últimos años, y siempre se le ha señalado como el responsable de su poca actividad en los cuadriláteros, aunque gran parte de esa culpa es el poco interés de Don King por organizar combates de las divisiones pequeñas.

“Yo no estaba bien para esta pelea con Burgos. Pero tuve que tomar el compromiso porque muchos me hubieran criticado, diciendo que era mentira lo de enfermedad y muchas cosas más. Don Rubén Gómez (su entrenador) me dijo que la salud era primero, pero acepté pelear por el bienestar de mi familia”, indicó el bicampeón.

ALISTÁNDOSE

Debido a ese empate del 13 de diciembre, Rosendo Álvarez confía que el desempate con Víctor Burgos vendrá pronto, quizás en marzo próximo en alguna cartelera de Don King.

Completamente restablecido de su afección, Rosendo está seguro que vencerá a Burgos por la vía de nocaut.

“No es por fanfarronear o tratar de lucirme, pero tengo fe que lo noquearé en una segunda pelea. La primera vez empatamos peleando a un 50 por ciento de mis condiciones, pero ahora se irá antes de tiempo, denlo por un hecho”, indicó Álvarez.