Entre la vida y la muerte por culpa de una rama

Niño de siete años resultó con serias lesiones en la cabeza cuando le cayó encima una pesada rama de un árbol Carlos Martínez Moránarlos.martinez@laprensa.com.ninacionales@laprensa.com.ni Los golpes y traumatismos que le causó la pesada rama de un árbol que cayó sobre la humanidad del niño Sebastián Guido Lacayo, de siete años, lo mantienen en condiciones críticas […]

El niño Sebastián Guido Lacayo se debate entre la vida y la muerte en el Hospital Antonio Lenín Fonseca.

  • Niño de siete años resultó con serias lesiones en la cabeza cuando le cayó encima una pesada rama de un árbol

Carlos Martínez Moránarlos.martinez@laprensa.com.ninacionales@laprensa.com.ni

Los golpes y traumatismos que le causó la pesada rama de un árbol que cayó sobre la humanidad del niño Sebastián Guido Lacayo, de siete años, lo mantienen en condiciones críticas en un centro hospitalario de la capital.

La tragedia del niño ocurrió el miércoles pasado en la comunidad rural Nueva Libertad, en el departamento de Río San Juan, cuando el pequeño se encontraba sentado a orillas de una huerta, esperando a que su papá, Sebastián Guido Vargas, terminara su faena del día.

Los fuertes vientos que azotaban en ese momento el lugar, rompieron una de las ramas del árbol y ésta cayó sobre el cuerpecito, dejándolo inconsciente.

En ese estado estuvo durante casi una hora, hasta que su padre llegó a buscarle para regresar con él a su casa.

PRONÓSTICO RESERVADO

El niño fue trasladado al Hospital Antonio Lenín Fonseca y se encuentra en cuidados intermedios.

El doctor Pedro Joaquín Gómez, médico residente de ese centro asistencial, indicó que el niño se encuentra muy grave y con pronósticos reservados.

Desde que ingresó al hospital su respiración depende de un ventilador mecánico y requiere con urgencia de varias tomografías, que sus padres no le han podido garantizar.

La damas del Club Rotario le han entregado alguna ayuda, pero para la recuperación del niño se requiere de otros medicamentos, que a la familia se le ha hecho difícil de conseguir, indicó el galeno.

Pero mientras el niño lucha contra la muerte, en las afuera del hospital, su papá Sebastián Guido Vargas se debate entre la angustia y la desesperación por el difícil momento que atraviesa su hijo.

Con una pequeña mochila negra en su hombro, donde guarda sus pertenencias, indicó que los médicos le han dicho que su niño necesita medicamentos y una tomografía para verle el daño que la rama le causó en su cabecita.

“Pero no he podido conseguírselo. Los médicos me han dicho que mi hijo está muy grave y yo creo que se me va a morir, porque no he podido conseguirle nada”, manifestó con impotencia el padre del menor.

×

Apoye el periodismo independiente. Lo invitamos a compartir este contenido.

Comparte nuestro enlace: