Seis muertos por volcón en Quilalí

Camión cargado de café y cortadores se precipitó cuando intentaba pasar un estrecho puente Alina Lorío L.CORRESPONSAL/NUEVA SEGOVIAnacionales@laprensa.com.ni Seis muertos y ocho heridos resultaron de un accidente que se produjo con el camión IFA placas 153-642, conducido por Justo Pastor González Roque que cargado de café y cortadores regresaba de largas jornadas de trabajo en […]

Doña Eudocia Medina Talavera, de 31 años, es una de las tres personas que se recuperan aún en el hospital de Ocotal.

  • Camión cargado de café y cortadores se precipitó cuando intentaba pasar un estrecho puente

Alina Lorío L.CORRESPONSAL/NUEVA SEGOVIAnacionales@laprensa.com.ni

Seis muertos y ocho heridos resultaron de un accidente que se produjo con el camión IFA placas 153-642, conducido por Justo Pastor González Roque que cargado de café y cortadores regresaba de largas jornadas de trabajo en la finca Santa Elena, en el municipio de Quilalí.

Según Isaac González Maldonado, uno de los heridos que se recupera en el Hospital Alfonso Moncada Guillén, de Ocotal, “fue espantoso, no hubo tiempo ni siquiera para gritar, cuando percatamos los sobrevivientes nos quejábamos en los pedregales del río, donde el camión quedó hecho chatarra”.

A sus quince años de edad, residente de Caulatú, en Quilalí, Isaac corta café desde hace tres años y es la primera vez que le ocurre accidente como el de este miércoles, casi a las 6:00 p.m. cuando regresaban a sus casas después de varias semanas de corte en la finca de doña Olimpia de Tórrez.

El camión, propiedad de la dueña de la finca Santa Elena, que, además de algunas cargas de café transportaba a 25 cortadores, bajaba una pendiente y casi entrando al puente, perdió la dirección y “nos fuimos… yo salí por los aires”, relató el joven.

Isaac González, a pesar de sus fracturas en su pierna izquierda y golpes en la cabeza, en ningún momento culpó al conductor, el estado del vehículo o una posible sobrecarga, sino que consideró como posible causa del accidente lo angosto del puente Caulatú.

Las seis personas muertas, de acuerdo al informe policial, respondían a los nombres de Ronald Obando Ortez, de 37 años; Orlando Rivera Rivera, de 12; Bernardo Paz López, de 43; Víctor Rivera Landero, de 44; Santos Modesto Rivera Centeno, de 20, y Justo Pastor González (el chofer) de 50 años. Con excepción de Bernardo todos residían en Quilalí.

Los heridos son Gregorio González Romero, de 15 años; Douglas Isaac Rizo Castro, de 20; Santos David Rivera Romero, de 15; Tomás Ramírez López, de 33; Isaac González Maldonado, de 15; José Eduardo Talavera Herrera, de 17; María Eudocia Medina Talavera, de 31; y Silverio Landero Rivera de 39 años, todos residentes en Quilalí.

DOBLE TRAGEDIA

El estado de salud de doña Eudocia Medina Talavera es uno de los más delicados ya que presenta golpes en todo el cuerpo y fracturas en sus manos. Sin embargo se recupera satisfactoriamente, pero aún a las 12:00 m. de ayer desconocía que su marido Bernardo Paz López, originario de Ocotal, había fallecido en el accidente.

Ambos viajaban cerca de la cabina del camión. Ella fue rescatada moribunda debajo de unos sacos de café, ahogándose en las aguas del río.

“¿Y su marido?”, le preguntamos a doña Eudocia y sencillamente respondió: “¡Al saber! Creo que está herido porque lo dejaron allá en Quilalí”.

El matrimonio tenía un mes de haberse movilizado a los cortes de café, dejando a dos niños de ella y otro de ambos, de 18 meses, con una tía paterna en Ocotal, quien buscó ayuda económica a través de los medios de comunicación locales para poder trasladar el cadáver de su hermano. Todavía ayer a las 4:00 p.m. no había logrado nada.

Doña Eudocia Medina consideró que no vale la pena arriesgarse la vida por unos “míseros seis córdobas” que actualmente los productores están pagando por lata cortada, pero “para no estar de valde… ¿Qué vamos a hacer? Tenemos que llegar a extremos de encontrar la muerte, buscando la vida”, dijo con el rostro bañado por las lágrimas.