Emergencia en el istmo ante “mal de vacas locas”

Industria cárnica nacional sugiere prohibir las importaciones de ganado en pie y subproductos desde Estados Unidos Mario José Moncada mario.moncada@laprensa.com.ni Con carácter de urgencia el Organismo Internacional Regional de Sanidad Agropecuaria (OIRSA), analizará el próximo martes en El Salvador una serie de medidas que serán aplicadas a nivel regional, con el fin de proteger la […]

Los países del istmo, Belice, México y República Dominicana se reunirán de emergencia para tomar medidas ante la amenaza del “mal de las vacas locas” que amenaza la ganadería de la región.

  • Industria cárnica nacional sugiere prohibir las importaciones de ganado en pie y subproductos desde Estados Unidos

Mario José Moncada mario.moncada@laprensa.com.ni

Con carácter de urgencia el Organismo Internacional Regional de Sanidad Agropecuaria (OIRSA), analizará el próximo martes en El Salvador una serie de medidas que serán aplicadas a nivel regional, con el fin de proteger la ganadería y la salud de los consumidores, como respuesta al primer caso del “mal de las vacas locas” registrado en diciembre en Estados Unidos.

Los delegados de OIRSA, integrado por Centroamérica, Belice, México y República Dominicana, “tomarán una serie de decisiones, pues se trata de proteger la ganadería y la salud de nuestra población”, confirmó ayer el titular del Ministerio Agropecuario y Forestal (Mag-For), José Augusto Navarro.

Declinó comentar cuáles serían esas medidas, pero recordó que la región debe tomar sus precauciones ante el primer caso de encefalopatía bovina en Estados Unidos, país que “está muy cerca” del istmo, subrayó.

La encefalopatía espongiforme bovina o “mal de las vacas locas”, definido así por las severas afectaciones que se muestran en el sistema nervioso del ganado afectado.

El Ministro de Fomento, Industria y Comercio (Mific), Mario Arana, indicó que se trata de llegar a un acuerdo “como bloque” de países, de cómo se seguirá respondiendo ante la problemática.

Arana confirmó que Nicaragua mantiene la prohibición a las importaciones de carne desde Estados Unidos, calculadas en 200 toneladas al año, que se consumen principalmente en hoteles y restaurantes.

Entretanto, el gerente general del Matadero San Martín, Alfredo Marín, reveló que la industria cárnica nacional sostuvo una reunión el jueves con el Gobierno, al que le sugirió se tomen medidas “dentro de lo razonable”, para que Estados Unidos no vaya luego a interpretar las mismas “como proteccionistas”.

“Consideramos que no se debe permitir la importación de ganado en pie bajo ninguna circunstancia, carne con hueso de animales mayores de 30 meses de edad, al igual que una serie de subproductos como médulas, ojos y sesos”, sugirió.

En declaraciones a la agencia AP de noticias, el jefe de la unidad de apoyo en vigilancia epidemiológica y análisis de riesgo de OIRSA, Eduardo Serrano, sostuvo que “la reunión es de urgencia para analizar el tema”.

FRONTERAS CERRADAS

Debido al “mal de las vacas locas”, al menos 30 países han prohibido las importaciones de carne de Estados Unidos, entre ellos Japón, su principal comprador hasta por 1,800 millones de dólares al año.

Los países de Centroamérica, México, Brasil, Argentina, Chile, Paraguay, Perú, Colombia y Venezuela, entre otros, también han cerrado sus fronteras.

Los seres humanos pueden contraer la encefalopatía bovina si ingieren carne que contiene tejido del cerebro o de la médula de una vaca infestada.

En el 2001, miles de cabezas de ganado tuvieron que ser sacrificadas en Europa, debido a la enfermedad.