Ex contras: usamos Red Eye, pero no misiles Sam-7

José Adán Silva yLudwin Loáisiga López Tres altos ex miembros de la ex Resistencia Nicaragüense, que combatieron a las tropas sandinistas en la guerra civil de los años 80, rechazaron que cohetes tierra-aire que ellos usaron, puedan haber caído en manos civiles o en poder de traficantes de armas. Óscar Sobalvarro, “comandante Rubén”; Luis Fley, […]

Adolfo Calero Oscar Sobalvarro

José Adán Silva yLudwin Loáisiga López

Tres altos ex miembros de la ex Resistencia Nicaragüense, que combatieron a las tropas sandinistas en la guerra civil de los años 80, rechazaron que cohetes tierra-aire que ellos usaron, puedan haber caído en manos civiles o en poder de traficantes de armas.

Óscar Sobalvarro, “comandante Rubén”; Luis Fley, “comandante Johnson”, y Adolfo Calero Portocarrero, ex dirigente político de la ex Resistencia Nicaragüense, dijeron ayer que nunca las fuerzas rebeldes antisandinistas recibieron misiles soviéticos como los que ahora se sospecha puedan estar en manos de civiles.

“Primero la Administración estadounidense nos entregó unos misiles chinos que eran muy básicos y de poco poder. Cuando los sandinistas se hicieron de helicópteros y aviones rusos, los americanos nos entregaron los misiles Red Eye, y con eso se bajaron varias naves sandinistas, pero que yo recuerde, jamás nos entregaron misiles soviéticos”, dijo Calero.

Las declaraciones de los ex miembros de la ex Contra, se dan a raíz de unas declaraciones dadas la semana pasada por el general del Ejército de Nicaragua, Javier Carrión, quien dijo que en Nicaragua algunos misiles tierra-aire se encuentran en el limbo y que, posiblemente, sean los que el Gobierno de Estados Unidos entregó a las fuerzas rebeldes mediante operaciones encubiertas de la CIA.

NIEGAN HABER EMBUZONADO MISILES

Sobalvarro negó que los misiles recibidos por la Resistencia hayan sido ocultados al final de la guerra, para luego ser vendidos en el mercado negro de armas. El ex combatiente de la ex Contra dijo que mediante operaciones encubiertas y otras abiertas, los militares norteamericanos les entregaron 270 misiles Red Eye, los cuales, según Sobalvarro, fueron destruidos al final de la guerra, en presencia de los supervisores de las Naciones Unidas, Organización de Estados Americanos y agentes de la Embajada Americana en Managua.

Fley reforzó el argumento, señalando que existen diferencias notables entre un Red Eye y un Sam-7. “Eso es una salida del Ejército y la Policía, nosotros nunca tuvimos en nuestros inventarios misiles Sam-7, nosotros tuvimos misiles Red Eye. Los americanos nos daban Red Eye a nosotros, y los rusos les daban Sam-7 a los sandinistas”, manifestó.

SÓLO 15 DISPARARON

De acuerdo a Fley, de los 200 misiles Red Eye que recibieron los contras, 15 fueron disparados y el resto fue entregado. “Había 150 misiles que estaban en Honduras y que fueron entregaron a personeros del Gobierno estadounidense, 35 más en Nicaragua a un encargado militar de Estados Unidos en Managua, con conocimiento del Ejército Popular Sandinista, convertido ahora en el Ejército de Nicaragua.

Por su parte Salvador Talavera, presidente del Partido Resistencia Nicaragüense (PRN), sostuvo que los misiles Red Eye fueron entregados desde antes que se anunciara el desarme oficial de los contras.

El arsenal de misiles “lo recibió la Comisión de Observadores Militares integrada por diferentes países por parte de las Naciones Unidas, así como también la Comisión de Verificación de parte de la Organización de Estados Americanos, que se denominó CIAV-OEA, delegados del Ejército Popular Sandinista de ese tiempo, así como diferentes personeros del Gobierno de doña Violeta Barrios de Chamorro”, explicó Talavera.

“Te puedo decir que la Embajada americana siempre manejó un estricto control de los misiles que fueron disparados y los que fueron inutilizados”, argumentó.

×

Apoye el periodismo independiente. Lo invitamos a compartir este contenido.

Comparte nuestro enlace: