La falta de reglamentación de la Ley de Carrera Judicial ha permitido que el nombramiento de jueces se haga por dedazos y no mediante un concurso de méritos. (LA PRENSA/ARCHIVO)

El poder judicial y sus “padrinazgos”

La hoja de vida de cada aspirante al cargo esconde su filiación política, pero al momento de la elección ese “pequeño dato” es determinante. Los criterios para los nombramientos de los jueces son políticos. “El dedazo”, le llaman los mismos magistrados; un método arcaico y antiprofesional que le ha permitido a algunos abogados de cuestionada […]

×

Apoye el periodismo independiente. Lo invitamos a compartir este contenido.

Comparte nuestro enlace: