Clones nicas

Enrique Padilla Santos El escenario se presenta sombrío. Imaginémonos al ex presidente Alemán colgado de una cuerda, montado en un balde dentro de un pozo, porque fue sentenciado a prisión, aunque aún está pendiente de confirmársele la sentencia. La juez Juana Méndez fulminó a Alemán con una sentencia de veinte años de prisión, pero sigue […]

Enrique Padilla Santos

El escenario se presenta sombrío. Imaginémonos al ex presidente Alemán colgado de una cuerda, montado en un balde dentro de un pozo, porque fue sentenciado a prisión, aunque aún está pendiente de confirmársele la sentencia.

La juez Juana Méndez fulminó a Alemán con una sentencia de veinte años de prisión, pero sigue siendo el rey y el manda más del liberalismo en el poder, y tiene a sus clones prestos a hacer lo que sea por salvarlo, como en efecto lo están haciendo.

El caudillo del PLC ya no aguantaba la prisión. Por eso ordenó a sus clones que le dijeran a Daniel Ortega Saavedra que lo trasladaran a El Chile. Ortega respondió que si le aseguraba para el FSLN la presidencia de la Corte Suprema de Justicia, tendría asegurada casa por cárcel en El Chile. Por supuesto el caudillo del PLC aceptó.

Pero el caudillo del PLC después ordenó a sus clones que de nuevo lo llevaran a prisión. Entonces, con el calor y el bochorno de los baños termales de Tipitapa, quiso salir, por lo que sus clones suplicaron que lo llevaran al Hospital Militar.

Pasaron los meses y el hospital se convirtió en una jaula de oro. Entonces los clones de Alemán exigieron que lo devolvieran a El Chile. Ortega accedió a cambio de la presidencia de la Asamblea Nacional y las reformas a la Constitución, con la muletilla que son para bien del pueblo. Soberana mentira, que ya fastidia. ¡Es el colmo!

El PLC entregó el equipo al otro partido, como que lo hubiesen jugado en una mesa de poker.

Pero no hay mal que dure cien años ni cuerpo que lo resista.

×

Apoye el periodismo independiente. Lo invitamos a compartir este contenido.

Comparte nuestro enlace: