El café

Una simple taza de café podría incrementar la energía sexual A la lista de afrodisíacos como las nueces, las ostras y el chocolate, ahora podrían agregarse el té, el café y las bebidas colas. Un experimento de la Southwestern University, en Texas, demostró que las ratas que consumen cafeína están más predispuestas a tener mayor […]

El efecto puede ser mayor en las personas que no acostumbran tomarlo. (la pRensa/ m. matute )

  • Una simple taza de café podría incrementar la energía sexual


A la lista de afrodisíacos como las nueces, las ostras y el chocolate, ahora podrían agregarse el té, el café y las bebidas colas. Un experimento de la Southwestern University, en Texas, demostró que las ratas que consumen cafeína están más predispuestas a tener mayor número de encuentros eróticos.

Fay Guarraci, doctora en psicología de la Southwestern University de Texas, tuvo la idea de estudiar el comportamiento sexual de las chicas a través de las ratas. Y experimentó con la cafeína, una sustancia presente no sólo en el café sino también en ciertos energizantes. ¿El resultado? Las ratitas que consumieron la sustancia quisieron más y más sexo.

Es que la cafeína estimula partes del cerebro responsables de la excitación, aunque ésta reacción sólo se produce en aquellas personas que no la consumen o que lo hacen en bajas dosis. Guarraci aclaró que su rata nunca había bebido café en su vida, por lo que el nuevo ingrediente causó un efecto inmediato y mucho más fuerte que el que podría producir en personas que sí lo han incorporado a sus organismos.

El objetivo de la doctora Guarraci era entender el funcionamiento cerebral femenino, pero el hallazgo causó revuelo en todo el mundo. Aquellas ratitas que tomaron cafeína, dice el estudio, se mostraron más predispuestas a una segunda ronda de sexo después de un primer encuentro.

El estudio, que aparece en el Pharmacology, Biochemistry and Behaviour Journal (Diario de Farmacología, Bioquímica y Comportamiento), aclara que el levantón de energía sexual sólo se producirá en humanos que no toman demasiado té o café, de lo contrario el organismo no reaccionará como el de las ratitas del experimento.

×

Apoye el periodismo independiente. Lo invitamos a compartir este contenido.

Comparte nuestro enlace: