COMPRAS con ADRENALINA

Carruseles para niños, saltos locos y paredes para escalar son entre otros los nuevos atractivos de los centros comerciales capitalinos Los centros comerciales, o los mall, como también les llaman, se han convertido en los últimos años en un fuerte atractivo para quienes buscan un sitio de entretenimiento y a la vez comprar ropa, zapatos, […]

  • Carruseles para niños, saltos locos y paredes para escalar son entre otros los nuevos atractivos de los centros comerciales capitalinos

Los centros comerciales, o los mall, como también les llaman, se han convertido en los últimos años en un fuerte atractivo para quienes buscan un sitio de entretenimiento y a la vez comprar ropa, zapatos, accesorios o una serie de implementos para el hogar o la oficina. En todos ellos se observan grupos familiares o parejas tomadas de las manos sentadas en cómodas bancas o caminando por los pasillos en busca del producto o servicio que necesitan. O quizá entrando a las salas de cine, o a los cyber, o una que otra sala de videojuegos.

No obstante, en los últimos meses también hemos sido testigos del surgimiento de nuevas ofertas de entretenimiento, algunas de ellas requieren de cierto grado de valor para controlar la adrenalina.

Brincar en un “bungee” o en un “crazy jump” parece un juego muy divertido, además de un poco atrevido, y hacerlo en un centro de compras frente a los clientes que se pasean por los pasillos o en las áreas de estacionamiento, es un reto mucho mayor.

Aunque para Abraham Rodríguez, un adolescente de 14 años, la experiencia de brincar en el bungee “fue sensacional”, y manifestó que lo primero que pensó cuando le colocaban los arneses de seguridad fue en lo que diría la gente, pero una vez que comenzaron los saltos, las emociones hicieron desaparecer esos complejos.

EL AMBIENTE

Es muy probable que para algunos fue extraño ver en medio de un pasillo de Metrocentro a un joven volando por los aires sujetado por dos cuerdas asidas al cuerpo a través de un arnés de seguridad, mientras iban en busca de algún regalo o tal vez se decidía entre comprar o no un par de zapatos.

Y qué decir de la pared rocosa para escalar, que está en el parqueo y se ve desde la pista donde circulan los automóviles. Sin olvidar la diversión para los consentidos del hogar que recorren los pasillos y áreas de estacionamiento en un trencito en donde los adultos también disfrutan, al aprovechar la ocasión para divertir a ese niño que también ellos llevan dentro.

Si bien es cierto que estas opciones llegaron a los centros comerciales a solicitud de sus propietarios, también lo es el hecho de que las administraciones de los centros comerciales vieron en ellas un instrumento eficaz para atraer visitantes que se traducen en potenciales clientes.

“No es una estrategia de nosotros como centro comercial, los dueños de estos juegos alquilan un espacio como cualquier otro inquilino”, comentó Vanessa Morales, gerente de Mercadeo y Servicio al Cliente de Metrocentro.

DOBLE PROPÓSITO

Sólo imagínese a un niño después de haber bajado del trencito antojado por un delicioso sorbete, un deseo muy fácil de complacer. Pero igual puede ser un par de zapatos con el dibujo animado que está de moda y después de sentir el olor del área de las comidas rápidas, un pollo frito completaría el paquete.

Y no sólo los niños tienen caprichos, los más grandecitos o adultos, ven con más detenimiento los escaparates que muestran desde una bonita camisa hasta una exótica cartera, y si no hay mucho dinero en efectivo lo más probable es que la tarjeta de crédito le dé solución a esas necesidades.

Si bien, para Silvio Zepeda Ruiz, gerente de Mercadeo de Plaza Inter Managua, los castillos inflables, el brinca brinca, o las actividades educativas como armar un rompecabezas que ofrecen los Viernes de Diversión Infantil, son una buena estrategia para entretener a los niños, tampoco niega que son una táctica de ventas, que posiblemente usted, que tiene este periódico en sus manos, la experimente en algún momento no muy lejano, o quizá ya lo hizo, como el resultado positivo de esta estrategia que cumple con la función de atraer clientes en un período donde la competencia es cada vez mayor, con el surgimiento de los cada vez más grandes y más completos centros comerciales, o de malls, como también les llaman.

×

Apoye el periodismo independiente. Lo invitamos a compartir este contenido.

Comparte nuestro enlace: