Cartas al Director

Cartas al Director Progreso “Todo progreso está basado en el deseo universal e innato por parte de cada organismo de vivir por encima de sus posibilidades”. Tendidos eléctricos Desde que se inició la construcción de las viviendas en la colonia Máximo Jerez de la cuidad de Managua, en el año 1965 por el BVN y […]

  • Cartas al Director

Progreso

“Todo progreso está basado en el deseo universal e innato por parte de cada organismo de vivir por encima de sus posibilidades”.

Tendidos eléctricos

Desde que se inició la construcción de las viviendas en la colonia Máximo Jerez de la cuidad de Managua, en el año 1965 por el BVN y el Invi, gracias a la alianza para el progreso ejecutada por el entonces Presidente de Estados Unidos, John Fitzgerald Kennedy, hasta hoy, son pocos los postes del tendido eléctrico que se han cambiado.

Han pasado casi cuarenta años desde que se fundó la colonia Máximo Jerez y su infraestructura no ha cambiado casi nada. Las mejoras han sido casi nulas a excepción de la escuela, parque, los demás siguen podridos desde sus bases y se sostienen por los alambres que de ellos cuelgan.

Se han enviado innumerables cartas a Unión Fenosa por diferentes habitantes de la comunidad, sin que éstas tengan respuesta. Se creía que con Unión Fenosa en Nicaragua las cosas mejorarían sustancialmente, pero ha sido todo lo contrario.

Muchos de los habitantes de nuestra colonia estamos preocupadísimos por el deterioro que presentan los postes del tendido eléctrico y esperamos que pronto envíen sus cuadrillas a revisar cada poste de todos los andenes.

Una futura desgracia puede suceder si no prestan atención a nuestra demanda, no nos temblará la mano al firmar una demanda por daños y perjuicios si esto sucede. Los habitantes de la colonia Máximo Jerez siempre hemos estado al día con los pagos a las facturas que Unión Fenosa nos envía mensualmente, sean en su mayoría alteradísimas o con su precio justamente establecido y consideramos que, así como somos cumplidos en el pago del servicio eléctrico, también esta empresa deber ser responsable a los llamados de emergencia que se les hacen.

Y por último, desgraciadamente los andenes que supuestamente serían para uso peatonal, hoy son prácticamente calles en donde vehículos de todo tipo circulan a una velocidad prohibida. Si bien los andenes no pueden regresar a su uso anterior, por lo menos se les pide a los dueños de vehículos que entran y salen por ellos, que no se les olvide que la prioridad son los peatones que con todo el derecho del mundo caminan por ellos y que, por consiguiente, están más que obligados a manejar muy a la defensiva para evitar una desgracia que lamentar.

Manuel Antonio Ramírez Torres

Idiosincrasia

Me da gusto que el diario LA PRENSA pueda mantener informados a los nicaragüenses que residen en el exterior sobre lo que ocurre en nuestra querida Patria. Me gustaría pedirles que hablaran de la idiosincrasia y cultura de nuestro país, para que nuestros hijos, algunos de padres extranjeros y que nacieron fuera de nuestra Patria sepan lo lindo que es nuestro pedacito de tierra como decía Rubén Darío, si la Patria es pequeña uno grande la sueña.

Karla García

Fomentar valores

En Estados Unidos de Norteamérica a raíz del triunfo de los demócratas en el Congreso, se contempla la implementación de una serie de leyes que eliminen los actos de corrupción, en los que últimamente se han visto involucrados políticos y funcionarios, tales como: soborno, aceptación de prebendas para favorecer con el voto a ciertas compañías y delitos ligados con actos pederastas con víctimas de jóvenes que hacían su pasantía en el congreso.

En el caso de Nicaragua, la corrupción se ha convertido en algo tan arraigado como el pinol y el nacatamal, abarcando otras magnitudes que irradian no sólo en el aparato estatal, sino en todos los ámbitos de la sociedad.

Para nosotros los nicaragüenses el funcionario que sale rico es vivo, el honrado es tonto y ese ejemplo se encuentra en todos los estratos sociales. Frases que antes eran comunes como “pobre pero honrado” han desaparecido del vocabulario, ahora es difícil encontrar un funcionario público y un trabajador honrado.

Esta debilidad no es un caso aislado de Nicaragua, ocurre en todo el mundo, pero pareciera ser un mal endémico en Latinoamérica, donde la justicia es flexible con el poder y se condena más fácilmente a un robagallinas que a un presidente.

Espero que Daniel Ortega con su nueva oportunidad combata a fondo la corrupción a todos los niveles, aunque el mismo FSLN es corrupto. ¿Cómo combatirá su propio mal?

Sin embargo, el Frente en realidad no es una cúpula, está formado por miles de personas que permanecen honradas y piensan que es el único camino para sacar adelante el país. No sólo se trata de implementar leyes que combatan la corrupción, sino de desarrollar toda una filosofía ética de la honradez implementada por el Ministerio de Educación y apoyada por las iglesias existentes, las organizaciones públicas y civiles relacionadas a la problemática.

Estamos tratando de impulsar la reconciliación y el combate a la pobreza, impulsemos también a fondo la lucha contra la corrupción. Nos jactamos de tener un país rico en recursos naturales y gente trabajadora e ingeniosa, pero la verdad es que este país no da para que los más inteligentes vivan metiéndose a la bolsa el dinero del país, ya que son recursos del pueblo que deben destinarse a mejorar hospitales y a dar educación, que tanto se necesita.

Que orgullo sería decir que los nicaragüenses somos honrados y que combatimos la corrupción real y objetivamente, que nuestros compatriotas no son los responsables de asaltos a bancos en los países vecinos o que ya no somos los pleitistas de Centroamérica.

Es responsabilidad de un líder inspirar y dirigir a un pueblo, pero está en cada uno de los nicaragüenses poner nuestro granito de arena, por pequeño que sea, para lograr salir de este hoyo profundo en que nos hemos metido.

Maruca Morales de Argüello

Fiesta ciudadana

Los hermanos venezolanos tendrán una mejor oportunidad en sus próximas elecciones de gobernante en comparación con los nicaragüenses, ya que la oposición está unida y los ciudadanos en el exterior pueden votar, con esas circunstancias seguramente nosotros estaríamos estrenando otro presidente en enero.

Ni yo ni la mayoría de los nicaragüenses nos hemos beneficiado del Estado, más bien fuimos confiscados y desterrados, sin meter a los que fueron asesinados o desaparecidos por los errores de los muchachos en los ochenta, pero quizás la única satisfacción que teníamos los que pusimos un granito de arena para la recuperación de la democracia en Nicaragua y que nunca participamos en las reparticiones de puestos, ni de medallas de parte de los gobernantes que con la sangre y el voto llevamos al poder; fue ver un pueblo viviendo sin los temores de esa noche negra, sin incertidumbre por el futuro.

Quizás la corrupción nunca fue desterrada por completo, pero creó progreso. Fue una lástima que la sangre derramada por los patriotas fuera burlada por intereses personales, nunca nos quisieron aprobar el voto a los que vivimos en el extranjero. Se les está acabando la celebración, bailaron sobre sangre de hombres y mujeres que sí amaron a Nicaragua y jugaron con las esperanzas de un pueblo, ahora veremos quiénes danzarán en la próxima festividad y a qué tipo de ritmo se bailará.

Roberto Amador

Personas necesitadas

Diariamente hablamos hasta la saciedad acerca de política, del nuevo presidente electo por la minoría y se olvidan que afuera en los patios de nuestra Nicaragua hay gente que pide a gritos “ayúdenme”.

Y quiero referirme explícitamente a tres casos extremos que se ubican en el Mercado Oriental: el primero se localiza en los alrededores de las tiendas árabes, dos personas son tratadas peor que un animal, una de ellas es una joven que una de sus piernas está mucho más grande que todo su torso, al parecer es elefantiasis o tal vez algún tumor, esta mujer apareció una vez en un medio de comunicación televisivo pero no pasó de ser solamente una noticia. Otro caso similar es el de un hombre mayor que tiene uno de sus pies a punto de estallar y cuyo hedor penetra en lo más ínfimo del órgano humano denominado olfato, tal vez sea cáncer o tumor.

Y para acabar con este desfile de desgarro humano, una joven con un hombre acompañada con una barata, suplican ayuda para una criatura que no llega a los 5 años, pero con una cabeza que representa la hidrocefalia en toda su magnitud, con todo esto yo siempre me preguntó: ¿Dónde están los representantes de los derechos humanos, salud, iglesias, medios de comunicación y sobre todo del gobierno que quiere una Nicaragua mejor?

Todas estas personas son seres humanos como ustedes y como yo, necesitan urgentemente ayuda médica, psicológica, espiritual y alimenticia, por favor por amor a lo que ustedes más amen, ayuden a estos seres humanos que están lejos de ver una Nicaragua, libre, democrática y sobre todo humana.

Juana Argentina Chavarría

×

Apoye el periodismo independiente. Lo invitamos a compartir este contenido.

Comparte nuestro enlace: