Los negocios vencen al temor en Exponica

[doap_box title=»A pesar de la duda» box_color=»#336699″ class=»archivo-aside»] Raúl Castillo, un empresario de bienes raíces en Nicaragua, presentó en Exponica el proyecto de la nueva urbanización Ciudad del Sol, situada en el kilómetro 28 de la Carretera Norte, donde habrán 932 viviendas con un área comercial, escuela y otros servicios comunitarios. A pesar de la […]

Raúl Castillo (centro) explica a nicaragüenses en Miami la ventaja de adquirir una casa nueva en Nicaragua. (LA PRENSA/JOSUÉ RODRÍGUEZ.)

[doap_box title=»A pesar de la duda» box_color=»#336699″ class=»archivo-aside»]

Raúl Castillo, un empresario de bienes raíces en Nicaragua, presentó en Exponica el proyecto de la nueva urbanización Ciudad del Sol, situada en el kilómetro 28 de la Carretera Norte, donde habrán 932 viviendas con un área comercial, escuela y otros servicios comunitarios.

A pesar de la conmoción que ha causado en Miami la noticia de que el sandinista Daniel Ortega fue elegido Presidente de Nicaragua, Castillo está optimista porque cree que en el país se impondrá la fuerza de los negocios privados.

Los clientes potenciales que le visitaron en Exponica llegaron “con un poquito de duda o reserva, todos, pero con la esperanza de que el pasado (represión y confiscación) no va a regresar”, relató Castillo, quien representa a Residencial Buenos Aires, también en Managua.

“Tres personas han venido con la decisión de comprar una casa en Nicaragua”, afirmó Castillo dos horas después de iniciada la feria Exponica, ayer sábado.

[/doap_box]

MIAMI, FLORIDA

La elección del sandinista Daniel Ortega, hace ocho días en Nicaragua, ensombreció este fin de semana la Feria Exponica de Miami, a la que acuden miles de nicaragüenses residentes en Florida, Estados Unidos, para comprar productos originarios de su país natal.

Empresas urbanizadoras llegaron de Nicaragua a Miami con sus ofertas de viviendas para los nicaragüenses en el exterior, pero en muchos casos se toparon con la respuesta de “estoy interesado, pero voy a esperar un año, para ver qué pasa”, tal como le han dicho a Leonel Bendaña, asesor de inversiones de Bienes Inmobiliarios Centroamericanos (Bicasa).

En otros casos las respuestas de los clientes han sido positivas, como la que dieron José e Inveth Lezama, un matrimonio joven que reservó este domingo una casa nueva en Residencial Buenos Aires, en Managua, por un valor de 57 mil dólares.

Los posibles compradores de casas “andan indagándose, pero no se arriesgan”, dijo Bendaña, cuya urbanizadora vendió antes de esta feria más de 20 casas en Managua a nicaragüenses que residen en Estados Unidos.

Se estima que en el sur de Florida viven más de 600 mil nicaragüenses y que la mayor parte de ellos huyeron de su país durante la década de los 80, cuando gobernaba el Frente Sandinista (FSLN), con Daniel Ortega a la cabeza, y los opositores eran confiscados o reprimidos por las fuerzas de seguridad.

Por tanto, el retorno de Ortega a la Presidencia ha causado temores entre los nicaragüenses en Florida y ese ha sido el tema de conversación principal entre los visitantes de Exponica, donde participan 160 empresas grandes, de las cuales 40 proceden de Nicaragua, más 275 vendedores de artesanías y otros productos típicos de este país centroamericano.

APUESTAN AL FUTURO

Jose Lezama entró indocumentado a Estados Unidos en 1988 y aunque todavía se considera opositor al Frente Sandinista, decidió adquirir una casa nueva en Managua porque desea “sembrar para el futuro allá”, donde viven sus padres.

Después de la elección del domingo pasado en Nicaragua, “mi papá me dijo: tengamos fe de que Ortega no se vistió de seda para engañarnos”, relató Lezama, quien trabaja en Miami conduciendo un furgón de su propiedad.

Su esposa Iveth, quien trabaja en una clínica privada como técnica en diálisis, comentó: “Vamos a comprar esta casa con la esperanza de que no suceda nada, porque creemos que ahora en Nicaragua todo gobierno es transitorio y la gente, cuando no le gusta algo, lo bota”.

Es la primera vez que Emerson Quintero visita Miami y entró con buen pie, porque lo primero que vendió ayer en Exponica fue una cama de madera con sus mesas por un precio de 3,500 dólares. Por la tarde, ayer, ya había vendido dos camas más hechas con madera preciosa.

Hace 17 años, Emerson y su esposa Auxiliadora montaron un pequeño taller de carpintería, bajo un árbol de mango en el poblado de Niquinohomo.

Hoy poseen una fábrica de muebles de lujo, que realiza ventas de hasta 30 mil dólares por mes, por lo que un asesor de la pequeña y mediana industria les aconsejó que vinieran a la feria Exponica de Miami.

Quintero, quien recuerda que su primera venta, hace 17 anos, fue un banco rústico de tres patas en 10 córdobas, ha creado empleo para 38 personas y parte de sus productos lo vende a embajadas y organismos internacionales.