El inútil de la familia

Cada escritor, insinuaba con astucia el extinto José Donoso, debe tener conciencia de sus limitaciones y jugar el juego que ellas le indican. Con su reciente libro El Inútil de la Familia, el también chileno Jorge Edwards (Santiago, 1931) demuestra que no se trata de una limitación creativa sino de una perspectiva desde la cual […]

25/11/2006

Cada escritor, insinuaba con astucia el extinto José Donoso, debe tener conciencia de sus limitaciones y jugar el juego que ellas le indican. Con su reciente libro El Inútil de la Familia, el también chileno Jorge Edwards (Santiago, 1931) demuestra que no se trata de una limitación creativa sino de una perspectiva desde la cual potenciar el arte narrativo. A partir de un personaje real de su propia familia, Edwards —Premio Cervantes 1999— elabora una asombrosa novela que es también una crónica especulativa de la vida de otro escritor y donde el propio autor se permite inquietantes transacciones autobiográficas. No en vano debe a sus narraciones testimoniales (entre ellas Persona Non Grata, su famosa relación de una “misión imposible” en La Habana de 1970) el núcleo duro de su celebridad, antes que a sus obras de ficción químicamente puras.

El protagonista de El Inútil de la Familia es Joaquín Edwards Bello, un escritor y periodista que animó la escena de Valparaíso y Santiago durante buena parte del siglo XX y que era, además, tío en segundo grado del autor. Irreverente, ludópata, viajero, desclasado, talentoso, Edwards Bello, el prosista punzante y socialmente incorrecto fue un incomprendido por su acomodado entorno (“el inútil de Joaquín”, decían). Aun así, se dio maña para obtener los premios nacionales de literatura y periodismo (“doble o nada”, diría él, a su vez) y, además, para perdurar como un clásico de culto, pues sus novelas —La Chica del Crillón, El Roto, Criollos en París, entre otras— no han dejado de leerse bajo el aparente olvido. Su colega y sobrino lo alza hoy de la tumba para reanimarlo con una peligrosa inmortalidad adicional, la del personaje propiamente novelesco, fulgurante, patético y vulnerable como nadie a sus propios impulsos; pero también —quizás— para ensayar un exorcismo.

Edwards explicita una premisa clave de su poética narrativa. “La ficción”, afirma con los pies en la tierra, “establece un diseño más claro que el de la realidad, menos caótico”, pues “simplifica, introduce en el caos de los acontecimientos algo que se podría llamar coherencia.” Sin dilucidar si todo discurso es ficción (o si toda ficción constituye realidad), atengámonos a la convención: la novela y el documento (biográfico, en este caso) se contraponen, invitando a la ingeniosa violación de sus fronteras. Sobre todo, si el tema es la vida —la relación entre literatura y vida— de otro escritor que también deambuló entre la ficción y la experiencia. Desde su condición omnisciente —cuando no “sabe”, especula, y con acierto— tan consciente de sus artificios como de sus lealtades con la realidad “histórica”, Edwards traza con empática sabiduría, las andanzas literarias y sentimentales de su tío en el Santiago bohemio de hace medio siglo y más, en el París de los “trasplantados” o en el Madrid de entreguerras. Ciudades ya perdidas, habitadas por personajes irrepetibles.

La apuesta formal más decisiva de El Inútil de la Familia es la intromisión casi dialogante del autor-narrador, incluyendo ciertos paseos semifinales donde él se convierte, directamente, en otro protagonista confesional. Semejante intimidad estilística, la “deconstructora” movilidad del punto de vista, funcionan como un espejo cuyos reflejos dan lugar al exorcismo aludido. Al identificarse con “el tío Joaquín” para luego “fijarlo” como personaje y distanciarse de él, el sobrino que nos cuenta la historia lo redime y se redime, resituando su propia vocación en una sociedad donde la literatura no ha dejado de ser “inutilidad” (de paso, cavila también sobre aspectos menos evidentes, como los afectos filiales). Pero la reparación operada va más allá, y es doble: el autor transforma al escritor bajo sospecha en un héroe (o antihéroe, lo mismo da) legitimado no sólo por su obra sino por la cualidad humana de su peripecia vital; y, al examinarlos en su personaje, renuncia para sí mismo a los demonios de la locura y el desorden (o ahuyenta a los del descrédito, la disolución y la derrota, que siempre acecharán a todo escritor que se respete).

Ésta es, a mi juicio, la mejor novela de Jorge Edwards. Tal vez porque pertenece a un “género” donde su escepticismo resulta especialmente iluminador: la novela conscientemente híbrida entre realidad biográfica y ficción. Curiosamente, una modalidad que ha tentado a más de un escritor latinoamericano en su madurez: ahí están el mismo Donoso, en Conjeturas Sobre la Memoria de mi Tribu, o El Paraíso en la Otra Esquina, de Vargas Llosa. Con el peruano comparte Edwards, aquí, las duplicidades del narrador, el juego de pasar de un “él” o “ella” a un “tú”, buscando una complicidad dialogada con su protagonista.

Tomado de Letras Libres.

...
Comentarios

Apegados a la libertad de expresión y a las políticas de privacidad, www.laprensa.com.ni modera los comentarios. Para publicar un comentario más rápidamente debe iniciar sesión con su cuenta en Google o Facebook. No se publicaran comentarios que contengan expresiones ofensivas, imputaciones de delito, acusaciones personales o que inciten a la violencia. Solo se publicarán aquellos comentarios cuyo contenido esté relacionado a la nota.

LA PRENSA tampoco publicará comentarios escritos en mayúsculas o que hagan enlace hacia otros sitios webs no autorizados, y únicamente se publicará comentarios escritos en español.

Los comentarios y opiniones que expresen nuestros lectores no son necesariamente compartidos por Editorial LA PRENSA, ni la empresa se hace responsable por sus contenidos.

Se le solicita a los lectores reportar un comentario publicado que contradiga estas disposiciones a: edicion.digital@laprensa.com.ni para que sea removido.

Recientes
17/12/2018 12:39 AM

Filipina Catriona Gary coronada como Miss Universo 2018

Espectáculo
Filipina Catriona Gary coronada como Miss Universo 2018

La filipina respaldó su candidatura mostrando su compromiso social y ganas de trabajar con los más pobres, en referencia a las barriadas en Manila..

17/12/2018 12:05 AM

Voleibol femenino nica tras boleto a Panamericanos en enero

Deportes
Voleibol femenino nica tras boleto a Panamericanos en enero

El Coliseo Roberto Clemente, de Carolina, en Puerto Rico, será el escenario de este torneo llamado Final Four y ahí estará el voleibol nica..

17/12/2018 12:05 AM

Tigres y Gigantes aceleran y meten presión en la recta final de la LBPN

Deportes
Tigres y Gigantes aceleran y meten presión en la recta final de la LBPN

La gran ventaja de Leones y Bóer en la tabla de posiciones de la Liga Profesional, se está evaporando por el exitoso fin de semana de Tigres y Gigantes...

17/12/2018 12:05 AM

Cheslor pega jonrón en México y Erasmo en la mira de tres equipos en la MLB

Deportes
Cheslor pega jonrón en México y Erasmo en la mira de tres equipos en la MLB

Sin jonrones en diciembre y con solamente una carrera impulsada en 12 partidos, Cheslor Cuthbert despertó con una fantástica noche con los Yaquis...

17/12/2018 12:00 AM

Aumenta repudio regional contra la dictadura por abuso a derechos humanos

Política
Aumenta repudio regional contra la dictadura por abuso a derechos humanos

Chile, Panamá. Unión Europea, Estados Unidos y Costa Rica se pronuncian sobre las acciones del régimen contra las Organizaciones no Gubernamentales (ONG)..

17/12/2018 12:00 AM

Judicializar la política “no es justicia, es venganza política”, afirma monseñor Silvio José Báez

Política
Judicializar la política “no es justicia, es venganza política”, afirma monseñor Silvio José Báez

El obispo auxiliar de Managua advierte sobre los peligros que existen en judicializar la política en Nicaragua y aseguró que es un riesgo para la paz social del país..

x