Los rostros de Hugo Palma-Ibarra

Una exposición basada en el poemario de PAC, Esos Rostros que Asoman en la Multitud, en Galería El Águila, el próximo primero de diciembre Hugo Palma Ibarra es un maestro del arte haciendo/formando rostros. No sólo pintándolos, lo que como él mismo afirma “me ha sido fácil”, sino compartiendo su espacio y brindando apoyo directo […]

25/11/2006

Atlante I-Esos rostros. Collage sobre madera, 122×70 cm, 2006. Hugo Palma-Ibarra. (LA PRENSA/m.Matute)

  • Una exposición basada en el poemario de PAC, Esos Rostros que Asoman en la Multitud, en Galería El Águila, el próximo primero de diciembre

Hugo Palma Ibarra es un maestro del arte haciendo/formando rostros. No sólo pintándolos, lo que como él mismo afirma “me ha sido fácil”, sino compartiendo su espacio y brindando apoyo directo a otros artistas para que muestren sus obras, sus rostros. Como intelectual, también contribuye a la historia y al rescate del patrimonio nacional. Así lo demuestran, la reedición del libro La Guerra Nacional, escrito por su padre, el doctor Ildefonso Palma Martínez, como Acto V de la Trienal de Arte 2005-2006 organizada por la Fundación Hugo Palma Ibarra y el intrépido proyecto Puesta en Valor: Sitio Arqueológico Huellas de Acahualinca, Acto VII y último de la Trienal. El proyecto persigue transformar el sitio en un centro histórico y cultural que contenga dignamente los vestigios más antiguos en tierra americana que evidencian la presencia humana a la vez que contribuye al rescate de una de las zonas urbanas más empobrecidas y deprimidas de Managua.

Esos Rostros que Asoman en la Multitud es la nueva serie de pinturas que el maestro Hugo Palma Ibarra (1942) bautizó, inspirado en la lectura de los Poemas de Personajes, de Pablo Antonio Cuadra (1912-2002). Palma Ibarra concluye el año 2006 con el Acto VI de la Trienal regresando a los poemas de PAC y recreando sin literalidad, el lirismo, riqueza mítica y, sobre todo, el placer por la pintura que compartió con el poeta.

El placer por la pintura es la clave que sustenta toda esta serie. Ese es también el punto de partida para que las combinaciones de imágenes adquieran el poder de reconfigurarse y cuestionarnos sobre nuestro potencial de pensamiento y acción. Entre los rostros que se muestran como utopías y realidades nebulosas, brilla el rostro del color integrado a la composición, en masas de pigmentos aglutinados. Economía de recursos, exaltación a la precariedad que se sucede dentro de una atmósfera enrarecida, sumida en el sopor tropical que nos asfixia. Allí es donde se forja el grito que hace vibrar a la multitud y surgir los rostros.

Los personajes de PAC surgen de las profundidades del alma campesina mestiza; los colores del maestro Palma Ibarra surgen de las entrañas de ese espacio aleatorio que es el lienzo convertido en paleta. En el lienzo se yuxtaponen épocas y culturas, lo disperso, diverso y fragmentado para transformarse en visiones e iconos en donde el presente se esfuma. En el poemario de PAC, este es el caso de Eleuterio Real, “el vaqueano de Paigua”, que se hizo humo para escapar de los marines. La dimensión sensible del pintor y su amplia variación de grises, ocres y azules comulga con las propuestas discursivas y audaces del poeta que recurre a personajes del pueblo para, una vez más, darnos su visión mestiza/monoétnica del nicaragüense. Son retratos de hombres y mujeres humildes, ciudadanía desposeída, “…que se presentan en la inmensidad de su miseria y su bondad…”

Esos rostros y sus expresiones gestuales, exquisitamente realizados, son protagonistas de acciones voluntarias e involuntarias, emiten mensajes contradictorios a la vez que señalan/ destacan/ apuntan a su potencial de resistencia ante los acontecimientos, testimonios y conmemoraciones de la vida cotidiana. Los gestos de esos rostros se prestan a diferentes interpretaciones y comparaciones que pueden llevarnos al arte antiguo o al renacimiento, aclarando que en cada época y a lo largo de los tiempos un mismo gesto puede revestirse de diferentes significados. Es un acto discursivo, es poesía, es arte contemporáneo.

Aprecio estas pinturas como manifestaciones de la preocupación ética y estética del artista respecto al anonimato, la alienación y lo absurdo de la vida humana moderna fastuosa y abundante para pocos y llena de carencias para la mayoría. Es la percepción de los “vivientes”, que no son ciudadanos o ciudadanas, sobre los amenazantes tiempos globales, llenos de inquietud y frialdad. Es arte como espacio de experimentación de lo híbrido, mezcla de imaginación, fantasía y subversión. En ellas, Palma Ibarra reelabora su vocabulario visual para combinar la sensibilidad por lo contemporáneo, mientras se mantiene en el marco de la tradición del arte moderno.

La aparente quietud, el reposo del cuerpo; las emociones expresadas en gestos pueden significar al mismo tiempo miedo y euforia, tristeza y alegría, liberación y reacción/opresión. Hay en todas las obras una hermosa relación entre proporción, escala y color, la armonía del color condensa la complejidad del movimiento y sus formas de expresión. Estas pinturas ofrecen la posibilidad de preservar el tiempo, de atar, concentrar energías y ligar el pasado y el futuro en el momento actual de esta compleja sociedad nicaragüense.

Esto se ve en la pieza de gran formato (122 x 244 cm) titulada El Poeta y su Muso. Una multitud procesional que se doblega bajo el peso de la imagen de la Sangre de Cristo y una Venus que entre el gentío oculta su belleza. Se siente el elemento de tensión que impone a la práctica estética el gesto y la cultura popular que le sirve de referencia.

De esas mismas dimensiones es Apocalipsis con Figuras, en donde se recrea el dibujo del artista inmencionado/ desconocido que ilustró la portada de la primera edición de Esos Rostros que Asoman en la Multitud. Son los rostros de tres ancianas cubiertas con rebozo negro que van preguntando por su deudo. Ellas buscan el cuerpo de Catalino Flores, el jornalero de la Liga Campesina que leía y enseñaba a leer bajo los árboles. Habeas Corpus para Catalino Flores. Son imágenes, versos sueltos para recordarle el miedo a la memoria

En Atlante I y Atlante II, el collage de fotos de PAC sobre madera está custodiado por la estatuaria precolombina. Las fotos se yerguen imprimiéndole cadencia y ritmo a la verticalidad del formato. Bello díctico que reivindica la libertad y la entereza de esa columna vertebral de la identidad nicaragüense que es la poesía.

Mis Cariátides es un conjunto de 4 variantes (61×63 cm). Rostros dobles o rostros y máscaras signados por cruces. La cruz, signo primario, se imprime en ellas como un sello, como un fierro.

El conjunto de 4 variantes titulado Vendedor de Pájaros (58 x 53 cm) corresponde al poema que PAC le dedicó a la “memoria de Leonel Rugama, cazador de pájaros”. Los rostros parecen petrificarse mientras el poeta guerrillero lanza su alarido libertario “¡Que se rinda tu madre…!”

El formato se reduce y dulcifica en Abuelo, en la Noche (25 x 30 cm), es un conjunto de tres piezas en las que los rostros se asoman como aparición de algo no existente, son sombras proyectadas hacia delante viéndonos “invertir la vida en el negocio de perderla”.

El rostro del Güegüense se integra a la colección en El Pan Nuestro de Cada Día. Tarde de Toros el Día de San Sebastián. Son las nueve piezas que representaron a Nicaragua en la Bienal de Venecia 2001. De nuevo, la fiesta patronal, el bullicio en escenas perfectas que unifica formas aparentemente desconectadas. Son ideas, estructuras, sistemas en movimiento haciendo referencia a la fiesta popular.

La pasión por la poesía la reveló el maestro Palma Ibarra hace 25 años. Fue también una serie titulada con el nombre de un poemario de PAC Siete Árboles Contra el Atardecer , el homenaje del pintor al poeta y a la flora nacional. Escudriña los versos de Rubén Darío en la serie Canto de Esperanza y Otros Poemas (Galería El Águila, 2004) combinando piezas de cerámica precolombina, Cristos y cruces coloniales de su colección y sus propios pinceles para explorar el “magma” de la identidad nicaragüense. Cantos de Vida y Esperanza. Los Cisnes y Otros Poemas (Galería El Águila, 2005) es su obra mural con los restos de mármol de Carrara rescatados de la Iglesia de San Antonio de la vieja Managua.

En esta exposición, la dignidad he visto. En el reino del desconcierto donde entre luces y sombras vivimos los nicaragüenses y los personajes de la poética de PAC, difícilmente podemos abstraernos de ese ser estridente, sucio y desordenado que es la cotidianidad urbana en esta Patria de Tercera :

Viajando en tercera he visto
un rostro.
No todos los hombres de mi pueblo
óvidos, claudican.
He visto un rostro.
Ni todos doblan su papel en barquichuelos
para charco. Viajando he visto
el rostro de un huertero.
Ni todos ofrecen su faz al látigo del “no”
ni piden.
La dignidad he visto.
Porque no sólo fabricamos huérfanos,
o bien, inadvertidos,
criamos cuervos.
He visto un rostro austero. Serenidad
o sol sobre su frente
como un título (ardiente y singular).
Nosotros ¡ah! rebeldes
al hormiguero
si algún día damos
la cara al mundo:
con los rasgos usuales de la Patria
¡un rostro enseñaremos!

...
Comentarios

Apegados a la libertad de expresión y a las políticas de privacidad, www.laprensa.com.ni modera los comentarios. Para publicar un comentario más rápidamente debe iniciar sesión con su cuenta en Google o Facebook. No se publicaran comentarios que contengan expresiones ofensivas, imputaciones de delito, acusaciones personales o que inciten a la violencia. Solo se publicarán aquellos comentarios cuyo contenido esté relacionado a la nota.

LA PRENSA tampoco publicará comentarios escritos en mayúsculas o que hagan enlace hacia otros sitios webs no autorizados, y únicamente se publicará comentarios escritos en español.

Los comentarios y opiniones que expresen nuestros lectores no son necesariamente compartidos por Editorial LA PRENSA, ni la empresa se hace responsable por sus contenidos.

Se le solicita a los lectores reportar un comentario publicado que contradiga estas disposiciones a: edicion.digital@laprensa.com.ni para que sea removido.

Recientes
21/10/2018 09:24 AM

La SIP constata una “cacería de brujas” contra los periodistas en Nicaragua

Nacionales
La SIP constata una “cacería de brujas” contra los periodistas en Nicaragua

Las amenazas y persecuciones contra periodistas y defensores de derechos humanos de Nicaragua se han convertido en una "cacería de brujas"..

21/10/2018 12:00 AM

10 cosas que no sabía sobre Óscar Romero, el nuevo santo de la Iglesia católica

La Prensa Domingo
10 cosas que no sabía sobre Óscar Romero, el nuevo santo de la Iglesia católica

El 14 de octubre fue proclamado santo por el papa Francisco, después de un proceso de 24 años, pero ya considerado por muchos como el “santo de América”..

21/10/2018 12:00 AM

Azahálea Solís: “Ortega es un criminal”

La Prensa Domingo
Azahálea Solís: “Ortega es un criminal”

La lideresa feminista se declara en contra de una probable amnistía y aclara que las marchas van a continuar a pesar de que el orteguismo continúa encarcelando, ya que la ruta para sacar a los Ortega..

21/10/2018 12:00 AM

Galería | Símbolos de los manifestantes caídos bajo la represión orteguista

La Prensa Domingo
Galería | Símbolos de los manifestantes caídos bajo la represión orteguista

Peluches, patinetas, zapatos, tiradoras y otros objetos han acompañado a los caídos bajo la represión orteguista, como símbolos de lo que fueron en vida..

21/10/2018 12:00 AM

Stanley Loáisiga: “Bailo de todo, especialmente cumbia”

La Prensa Domingo
Stanley Loáisiga: “Bailo de todo, especialmente cumbia”

Desde los 8 años inicio en el beisbol y actualmente en es el entrenador de bateo de los Dantos. Confiesa que si no tuviera este oficio sería un mecánico..

21/10/2018 12:00 AM

Las colillas de cigarrillo podrían acabar con la fauna marina

La Prensa Domingo
Las colillas de cigarrillo podrían acabar con la fauna marina

El filtro de las colillas está compuesto por químicos tóxicos para el ambiente, como el arsénico, el plomo y la nicotina..

x