Ernesto González Valdés

Las altas concentraciones de grasa en su organismo le pueden ocasionar infartos Cuide su salud He enseñado y aplicado mis conocimientos en la vida diaria. En química orgánica se estudian las grasas y en particular los triglicéridos provenientes de las grasas vegetales y animales (gallo-pinto, maduro, huevo frito, frijolitos). Cuando en nuestro organismo estas grasas […]

Las altas concentraciones de grasa en su organismo le pueden ocasionar infartos

Cuide su salud

He enseñado y aplicado mis conocimientos en la vida diaria. En química orgánica se estudian las grasas y en particular los triglicéridos provenientes de las grasas vegetales y animales (gallo-pinto, maduro, huevo frito, frijolitos).

Cuando en nuestro organismo estas grasas y a su vez el colesterol —sustancia cerosa y suave que se encuentra en el cuerpo, entre ellas: sistema nervioso, la piel, músculos, hígado, intestinos y el corazón, la cual es elaborada por nuestro cuerpo y en particular el hígado— llega a “ser alto”, puede llegar a obstruir las arterias y con ello producir riesgos coronarios, es decir, al corazón no le llega suficiente oxígeno y sangre al mismo y puede provocarse un infarto.

¿Qué recomendaciones seguir? Limitar la ingesta de grasa total de 25 a 35 por ciento de las calorías diarias totales. Menos de un siete por ciento de las calorías diarias debe ser de grasas saturadas, no más de un 10 por ciento de las grasas poliinsaturadas y no más del 20 por ciento debe provenir de grasas monoinsaturadas, consumir menos de 200 miligramos de colesterol en la alimentación diaria, consumir más fibra en la dieta, perder peso e incrementar la actividad física.

Romper el esquema de la vida rutinaria de la casa al trabajo cuesta, más cuando vivimos siempre preocupado por lograr que lo que enseñamos se aprenda bien, siempre y cuando se comprenda y a la vez visualicemos en nuestros jóvenes la adquisición de determinadas competencias, la cual incluye valores y actitudes.

Por la alta responsabilidad que tenemos los docentes de educar, pero dada la necesidad de atender nuestra salud, con el objetivo de enseñar durante muchos años más, se requiere de un alto, ya que la posibilidad de que en cualquier momento el órgano más importante que bombea la sangre pueda detenerse.

Para muchas personas y no necesariamente de avanzada edad e inclusive jóvenes pasaditas de peso, la opción mejor para su salud es bailar. Merecemos atendernos de vez en cuando, nos salimos de la rutina, y en ese momento dejar a un lado las preocupaciones.