Concierto

Los príncipes Guillermo y Enrique, de Inglaterra, planean un concierto benéfico que incluiría a artistas como Elton John, con motivo del décimo aniversario de la muerte de su madre, la princesa Diana. Según el periódico Sunday Mirror, los hermanos estarían organizando el evento, programado para el 1 de julio del 2007 en el estadio Wembley […]

LADY DIANA, en vida. (LA PRENSA/ARCHIVO)

Los príncipes Guillermo y Enrique, de Inglaterra, planean un concierto benéfico que incluiría a artistas como Elton John, con motivo del décimo aniversario de la muerte de su madre, la princesa Diana.

Según el periódico Sunday Mirror, los hermanos estarían organizando el evento, programado para el 1 de julio del 2007 en el estadio Wembley de Londres, con capacidad para unos 90,000 espectadores.

Las ganancias serían donadas a la fundación británica para personas sin hogar Centrepoint y otras causas apoyadas por Diana, dijo el diario. No se sabe si el evento sería transmitido por televisión.

Paddy Harverson, vocero del príncipe Carlos, quien se divorció de Diana en 1996, no pudo confirmar de inmediato el reporte.

Estamos considerando un número de opciones sobre cuál es la mejor manera de conmemorar el próximo año. Guillermo y Enrique tomarán la decisión en su debido momento, expresó Harverson.

El periódico británico Mail on Sunday reportó que los príncipes planean contactar a Madonna, Beyoncé y Kylie Minogue para pedirles que canten en el evento.

Diana, de 36 años; su novio Dodi Fayed, de 42, y su chofer Henri Paul, de 41, murieron cuando su auto se estrelló a alta velocidad en el túnel del Puente del Alma en París, el 31 de agosto de 1997.

La juez retirada Dame Elizabeth Butler-Sloss ordenó una investigación de las muertes y aún aguarda un reporte del accidente de lord John Stevens, ex jefe de la Policía Metropolitana de Londres.

Pese a que un juez francés dictaminó en 1999 que el choque fue un accidente, los rumores y teorías de conspiración siguen girando en torno a la muerte de Diana. Una investigación posterior concluyó que Paul había bebido y que iba conduciendo a gran velocidad.