SEGUNDO CONCIERTOsin eliminados

Los 15 finalistas del Reality Show En Otra Onda Evolution se presentaron anoche en el segundo Concierto de Sueños, en el que se esperaba eliminaran a dos, lo que al final no sucedió Tambores, maracas, pitos y todo lo que pudiese causar ruido hizo retumbar la Escuela de Danza, lugar donde se realizó el segundo […]

  • Los 15 finalistas del Reality Show En Otra Onda Evolution se presentaron anoche en el segundo Concierto de Sueños, en el que se esperaba eliminaran a dos, lo que al final no sucedió

Tambores, maracas, pitos y todo lo que pudiese causar ruido hizo retumbar la Escuela de Danza, lugar donde se realizó el segundo Concierto de Sueños del Reality Show En Otra Onda Evolution.

La noche inició romántica con la participación de Massiel Moraga, quien interpretó el tema Víveme, de Laura Pausini.

Moraga tenía la responsabilidad de abrir el concierto y mostrar la calidad del evento, por lo que días antes estuvo nerviosa, sin embargo esta chica demostró todo el talento que aún no se había visto. Como premio recibió la sonrisa de su hija, la cual está al cuidado de su mamá.

Luego, Pablo López se subió al escenario e interpretó el tema Tú de qué vas, el cual según el jurado estuvo bastante bien.

La chica que bailó desde que puso los pies en la tarima fue la representante de Niquinohomo, Masaya, quien llevaba un vestido naranja que dejaba al descubierto su espalda y piernas. Ruth Campos también lució diferente y dejó por un lado su apariencia de niña, poniendo a bailar a su barra.

SIN GUITARRA

A Donald Hodgson, quien viajó desde Bluefields para seguir su sueño de cantar, no le fue tan bien esta vez. Este chico toda la semana insistió en que lo dejaran cantar acompañándose con su guitarra, pero le fue denegada, por lo que tuvo que cantar con pista musical.

El jurado le sugirió, al único representante de la Costa Caribe, que tuviese cuidado con las entonaciones y también con el dominio escénico. Veremos cómo le va a Hodgson el próximo sábado cuando tenga que cantar una ranchera acompañado por el Mariachi Garibaldi.

El joven de la capital, Ezequiel Caracas, quien el sábado pasado interpretó Acá entre nos, ayer se lanzó a la balada y cantó Amor del bueno. También le recomendaron tener cuidado con la dicción y la entonación.

Mientras los chicos cantaban, sus profesores de la Casa de Alto Rendimiento, Rommel Ocampo, profesor de canto, y Francisco González, profesor de coreografías, estaban un poco nerviosos por sus alumnos y tomaban nota de cada recomendación del jurado.

Rivas no se quedó atrás. Nicolás Bolaños, acompañado por una pareja de bailarines, cantó a capela la canción Así es la vida, de Elefante.

El más coqueto de la noche fue José Avendaño, maquillado y vestido muy peculiarmente, interpretó el tema Ángel, para el que preparó un coreografía diferente.

DESDE MATAGALPA

Una de las chicas embarazadas, Tamara Martínez, de Matagalpa, cantó el clásico tema de Mocedades, Tómame o déjame, con el que trasladó a los presentes a décadas pasadas.

Con tres meses de embarazó, relató tras el escenario que esta semana tuvo un problema con su esposo, quien se presentó en la Casa de Alto Rendimiento pidiéndole que regresara a Matagalpa, porque la extrañaba y quería estar con ella.

“Yo le dije que no iba a volver, que iba a continuar cantando y que estaba bien con mi embarazo, y si llegase a sentirme mal pues me regresaría”, comentó Martínez, quien lució un vestido negro descotado.

El chico que se robó las cámaras el sábado pasado, y lo volvió hacer anoche fue Marvin González, quien vistió un diseño elaborado por él mismo y representó a su supuesta suegra en un dibujo, el cual reflejaba a una rata de alcantarilla.

¿Y LA GRIPE?

Durante la semana, María Esperanza Zapata se vio afectada por la gripe, pero anoche demostró que el problema fue superado y obtuvo muchas felicitaciones del jurado con la interpretación de su tema Contigo en la distancia.

Francisco Díaz fue el representante número 11, quien cantó No me quiero enamorar, tema que le dio guerra a este chico, porque nunca antes lo había escuchado, lo que representó un mayor reto.

Maricela Paredes, originaria de Matagalpa, se trajo a toda la familia para que la apoyara. Paredes interpretó Lágrima por lágrima, el que bailó sin importar su embarazo. Esta joven ha demostrado que su embarazo marcha en perfectas condiciones, ya que no para de hacer sus rutinas de ejercicio.

La vaquera leonesa de la noche fue Mariángeles Gavarrete, quien desde que salió al escenario dejó boca abierta a los chicos presentes, con el tema Hasta el fin del mundo. Después de su presentación, la barra de León y la de Carazo, que apoyaba a Masiel, empezaron a gritar mostrando su apoyo a las dos candidatas.

Gustavo Gómez, detrás de una cortina del escenario, apareció cantando el tema La Barca, un bolero que ante el público quedó muy bien, pero el jurado no estuvo tan satisfecho.

Para cerrar la noche, Emilio Mendieta hizo una entrada diferente e imponente. Esta vez interpretó una canción que el jurado consideró difícil, Hasta ayer.