HABLEMOS DEL IDIOMA

Esta semana voy a responder el correo de la señora María Elena López Serpa quien nos envía el siguiente mensaje: “Estoy extrañando su participación en la TV hace días y me encanta esa labor de dar a conocer lo correcto del idioma y los desastres que estamos cometiendo con él. Hace varios días escribí a […]

Esta semana voy a responder el correo de la señora María Elena López Serpa quien nos envía el siguiente mensaje:

“Estoy extrañando su participación en la TV hace días y me encanta esa labor de dar a conocer lo correcto del idioma y los desastres que estamos cometiendo con él. Hace varios días escribí a uno de los reporteros de LA PRENSA sobre un titular donde hablaba de los ‘quiquisques’, tubérculo cuyo nombre es quequisque y la respuesta del periodista fue de lo más dunda, por no decir otra cosa, me dijo que el diccionario de palabras de Nicaragua escribía esa palabra así.

“Creo que esa no es respuesta para una lectora asidua del diario, además que deben cumplir sobre todo con la labor educativa e informativa, creo que informar no es mal escribir, ni es escribir como se habla. Ayer y hoy publican nuevamente ‘quiquisque’. ¿Es que están tratando de inventar un nuevo diccionario? Disculpe, porque usted es una maestra en esto del idioma, pero los controles de calidad han bajado mucho”.

Doña María Elena, ante todo gracias por sus comentarios, con respecto a su primera pregunta, pronto estaré en otro canal de televisión con mi segmento sobre el idioma. Con respecto al segundo aspecto, si nosotros revisamos la última edición del Diccionario de la Real Academia Española nos encontraremos que aparecen registradas ambas palabras (quequisque y quiquisque) como vocablos propios de Nicaragua para aludir al sabroso tubérculo que tan rico sabe en las sopas.

Revisando un glosario de términos propios del país dentro de la categoría semántica relativa a la naturaleza —tiempo, fenómenos naturales, tierra, animales, plantas, agricultura—, aparece quiquisque como un tubérculo comestible y también para aludir a ciertas connotaciones sexuales: andar quiquisque como equivalente de tener deseo carnal.

En un estudio sobre El léxico de las comidas populares en Nicaragua, que es el resultado de una investigación del proyecto del Centro de Investigaciones Lingüísticas, Literarias y de la Comunicación (CILLC) de la Escuela de Español de la Facultad de Ciencias de la Educación y Humanidades de la UNAN- Managua, se incluye en la caracterización del habla nicaragüense en el nivel léxico el término quiquisque para aludir al tubérculo.

En el caso del Diario LA PRENSA, en nuestro Manual de Estilo que recién hemos vuelto a editar con motivo del 80 aniversario del Diario, aparece bien claro que en LA PRENSA se usa la forma quiquisque, motivo por el cual nuestros periodistas deben usar esta palabra y no otra.

Por último, como información general, en Cuba se llama malanga y a otro tubérculo más grande le decimos ñame. Para mí, en el plano personal, el vocablo quiquisque fue un descubrimiento, pues desconocía su uso antes de llegar a esta tierra hace 13 años.