No fue lo que esperaban

Al concierto de Vilma Palma llegó poco público El pasado jueves 7 de diciembre por cuarta vez cantó en Nicaragua el grupo argentino Vilma Palma, en esta ocasión fue en Las Peñitas, Poneloya, en León. El concierto sólo trajo pérdidas a los organizadores por la rala asistencia que tuvo. Unas 475 personas fue la cifra […]

Vilma Palma normalmente cobra 10 mil dólares por un concierto. En Nicaragua cobró cinco mil. (LA PRENSA/CORTESÍA)

  • Al concierto de Vilma Palma llegó poco público

El pasado jueves 7 de diciembre por cuarta vez cantó en Nicaragua el grupo argentino Vilma Palma, en esta ocasión fue en Las Peñitas, Poneloya, en León. El concierto sólo trajo pérdidas a los organizadores por la rala asistencia que tuvo.

Unas 475 personas fue la cifra que dejó el conteo final de las entradas que realizó Dolphin Producciones, promotora artística que organizó el evento. Los organizadores esperaban unas 3 mil 500 personas.

“La verdad es que no encontramos una explicación de por qué el público no respondió. Imagino que la gente sintió un poco alto el precio de las entradas, supongo también que para mucha gente le resultaba muy lejos el local del concierto”, dijo Cristian Chavarría, organizador del evento.

Según cuenta Chavarría, paradójicamente en el concierto había mayor presencia de Managua que de León, pues cuando los animadores pedían bulla de Managua era superior a la que se escuchaba cuando pedían la barra de León.

SÍ LES PAGARON

En la edición de ayer de un diario local se hacía la interrogante ¿Les pagaron?, refiriéndose al rumor que Dolphin Producciones no había cancelado la cantidad acordada a Vilma Palma.

Según el diario, la manager de los argentinos, Betina Pelagegee, había manifestado inconformidad por incumplimiento del pago por el contrato, y que los organizadores habían desaparecido del local del evento para evadir responsabilidades.

“Eso es completamente falso, lo que sucede es que seguramente Betina estaba sofocada porque cancelamos tarde el contrato, pero les cancelamos, porque si no no hubieran tocado; por eso Vilma Palma salió hasta las 1:00 a.m., porque esperaron a que les canceláramos”, aseguró Chavarría.

Las pérdidas que dejó el concierto de Vilma Palma supera los 30 mil dólares, y los problemas con la agrupación surgieron desde antes que llegaran a Nicaragua, pues, según cuenta Chavarría, cuando Dolphin Producciones ya había comprado los boletos de avión, los argentinos exigieron que cambiaran la línea aérea, a pesar de ello dice el promotor que están agradecidos con la agrupación, porque “el público salió satisfecho”.

Durante el concierto no se registraron incidentes, a pesar que era barra libre.